Jesús García del Valle: “Aquona cuida el recurso del agua para cuidar a las personas”

El director General de Aquona hace un repaso en esta entrevista con TRIBUNA GRUPO de la empresa medioambiental que tiene implantación en más de medio centenar de municipios de Castilla y León con más de 400 trabajadores y abasteciendo a más de 650.000 personas.

Jesús García del Valle, en un momento de la entrevista.

PREGUNTA: ¿Qué es Aquona?

RESPUESTA: Es una empresa medioambiental de gestión del agua que pertenece al grupo francés Suez con presencia en más de 140 países. Nos dedicamos a la gestión de todo el ciclo del agua, desde su captación en ríos y embalses, potabilización, distribución, hasta su recogida y depuración una vez que se ha usado, para devolverla otra vez al medio receptor. Es decir, nos ocupamos de todo el proceso, dando un servicio de calidad a los ciudadanos. Gestionamos un bien público para los Ayuntamientos con más de un centenar de contratos en Castilla y León y Castilla La Mancha. Desde Aquona cuidamos el recurso, que es el agua, para cuidar a las personas.

 

P:¿En Castilla y León?

R: En Castilla y León estamos presentes desde el año 1969, a punto de cumplir 50 años, con el primer contrato que se hizo en Zamora. Tenemos presencia en 55 municipios de la región, como la propia Zamora, Palencia, Ponferrada, León, Segovia, Benavente, Astorga,… abasteciendo a 650.000 habitantes.

 

P: En medio siglo ¿ha cambiado mucho la gestión del ciclo integral del agua?

R: Ha cambiado totalmente. La tecnología y la innovación se ha ido implantando en todos los procesos del ciclo. Cada vez los ciudadanos demandan servicios de mayor calidad. Todo está informatizado; hace 50 años no existía nada de esto y la gestión se limitaba a captar el agua de los ríos y llevarla al grifo. Ahora hay un proceso muy complejo; con unos niveles de exigencia muy altos que necesitan de una digitalización, y de aplicación de tecnología que aporta mayor calidad al servicio prestado.

 

El 80 por ciento de los ciudadanos a los que atendemos tienen derecho a tarifas sociales o fondos sociales

 

P: Atender a 650.000 habitantes debe ser una gran responsabilidad…

R: La responsabilidad es grande. Trabajamos con un alimento básico sin el cual se podría paralizar la sociedad. Sin agua no podríamos vivir. Solo nos damos cuenta de la importancia que tiene cuando falta; en el día a día estamos acostumbrados a abrir el grifo y que salga agua de calidad y en cantidad. Cuando eso no sucede nos damos cuenta del problema. Somos conscientes del valor que tiene el agua en la vida de personas y en el funcionamiento de las industrias. De esta manera ponemos todos los medios que tenemos a nuestro alcance, con sistemas de control en las plantas que garantizan el suministro 365 días del año, 24 horas al día y con sistemas de respuesta ante incidencias ágiles y eficaces.

 

P: Una responsabilidad ¿también medioambiental?

R: El agua es un recurso medioambiental finito; por eso cuidamos el agua para cuidar el medioambiente. Nosotros interactuamos con el medioambiente captando el agua y más tarde devolviéndola al medio natural. Intentamos que nuestro efecto sea el mínimo posible y nuestra huella ecológica sea la menor. En 2016 toda la energía que utilizamos en nuestras instalaciones fue energía verde, con lo que evitamos emitir 16.000 toneladas de C02 a la atmósfera. Fomentamos que nuestras plantas depuradoras sean biofactorías: de los residuos que eliminamos del agua para devolverla a los ríos en perfectas condiciones se obtienen dos subproductos, por una parte, energía eléctrica que se utiliza en la propia planta y, por otra parte, un abono que se usa para los agricultores.

 

P: Y quizá social…

R: Para nosotros es fundamental. El 80 por ciento de los ciudadanos a los que atendemos tienen derecho a tarifas sociales o fondos sociales. Nuestra máxima es que nadie se quede sin agua porque no tenga recursos. Asimismo, otro asunto importante es el de educación ambiental con talleres educativos, por los que han pasado este año más de 3.000 alumnos. Jugando aprenden el buen uso del agua. Tampoco hay que olvidar las jornadas de puertas abiertas en días destacados como el Día Mundial del Agua o del Medio Ambiente.

 

Tenemos presencia en 55 municipios de la región, abasteciendo a 650.000 habitantes.
 

P: En líneas generales, ¿cómo es la calidad de agua en Castilla y León?

R: Muy buena. Así lo confirman todas las analíticas que se hacen continuamente; porque el agua es el alimento al que más controles se realizan. Dependiendo de la procedencia del agua sus características son diferentes: no es lo mismo el agua captada de un río que de un sondeo, si bien tras su tratamiento todas las aguas son aptas y con todas las garantías sanitarias para su consumo.

 

P: ¿Cómo están viviendo desde Aquona la sequía que vive nuestro país en los últimos meses?

R: Hay que hacer los deberes antes de que llegue la sequía. Lo que lleva haciendo Aquona durante toda su trayectoria en los diferentes ayuntamientos es minimizar al máximo los consumos, para cuando lleguen estas épocas de falta de agua que nuestro impacto en las captaciones sea el menor posible. Durante muchos años hemos trabajado en minimizar al máximo las pérdidas de agua en la red, optimizar el uso del agua en nuestras plantas, sistemas de riego modernos, jornadas de concienciación con los usuarios… Ahora mismo, una vez que la sequía ha llegado, estamos en continuo contacto con la Confederación Hidrográfica del Duero y con los ayuntamientos controlando los consumos de agua. Con los datos que se barajan, si no hubiera ni una sola gota de lluvia, el abastecimiento estaría asegurado tres o cuatro meses, por lo que si es un invierno normal la situación para los abastecimientos se normalizaría.

 

P: ¿Qué opina de la remunicipalización del agua en la ciudad de Valladolid?

R: En su mayor medida, ha sido una decisión política. Ahora mismo hay partidos políticos que creen que la mejor gestión para el agua es la directa al ser un bien público. Nosotros siempre hemos defendido, a través de nuestra experiencia de 50 años, que lo mejor es una colaboración público-privada en todos los sentidos, gestionando de forma eficaz y eficiente un bien público. Especialmente en temas tecnológicos, no es lo mismo el personal y los medios que tienen a disposición las empresas que se dedican exclusivamente a la gestión del agua que el que pueda tener un ayuntamiento. Esta colaboración es exitosa, como ocurre, por ejemplo en Zamora o la modernización que ha tenido el servicio de agua de Valladolid en los últimos veinte años.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: