circle

Salvan la vida de un hombre contando los dientes de la serpiente que le mordió

El afectado no sabía si el animal era venenoso o si, tras haberle mordido, podría haber perdido algún diente dentro de su torrente sanguíneo

Salvan la vida de un hombre contando los dientes de la serpiente que le mordió
Culebra de herradura. (Foto: W. Commons)
R.C.G.T
R.C.G.T
Lectura estimada: 2 min.
Última actualización: 

La Guardia Civil ha salvado la vida de un hombre en Sevilla que, tras recibir una mordedura de serpiente, se fue con el reptil al hospital por si existía algún riesgo para su salud y para cerciorarse de que el animal no hubiera perdido algún diente que podría haber acabado en su torrente sanguíneo.

El hombre no sabía si la serpiente era o no venenosa, de ahí que decidiera llevarla al hospital por si podía servir de ayuda a los sanitarios, según un comunicado difundido este martes por la Guardia Civil y recogido por EFE.

El personal sanitario solicitó entonces la ayuda de una patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) para conocer si la serpiente era venenosa y existía riesgo para el paciente.

Los profesionales del hospital remitieron varias fotografías del reptil a los agentes, que fueron enviadas a un experto para identificar la especie "con las máximas garantías posibles".

El experto explicó que se trataba de una serpiente de herradura no venenosa, aunque también advirtió de que este tipo de reptil suele tener unos dientes muy finos que, si quedan en el torrente sanguíneo del paciente, pueden provocar "graves problemas para su salud", según el instituto armado.

Para garantizar la seguridad del afectado, los agentes se desplazaron al hospital con el fin de recoger a la serpiente y trasladarla al parque zoológico Mundo Park Las Pajanosas, donde podrían contar uno a uno todos los dientes del reptil.

Finalmente, la Guardia Civil puso en conocimiento del equipo sanitario la naturaleza no venenosa del animal y que, aparentemente, tenía todos los dientes intactos, de forma que no había riesgo de que uno de sus colmillos hubiera entrado en el torrente sanguíneo.