Vox irrumpe con 24 diputados en el Congreso, pero no será la fuerza decisiva que auguraba

Abascal

La formación de Abascal celebra un "día histórico" tras convertirse en quinto grupo en el Congreso con más de 2,5 millones de votos.

Vox celebra como un triunfo "histórico" los resultados electorales de este domingo al lograr representación por primera vez en el Congreso de los Diputados, pasando en solo seis meses de ser un partido marginal a alzarse como quinto grupo parlamentario con 24 diputados, si bien se trata de un estreno agridulce, porque no serán la fuerza decisiva que auguraban tanto la movilización social como sus pronósticos en campaña.

 

Con el escrutinio al 96,67 por ciento, el partido que creó Santiago Abascal hace cinco años ha logrado 2.588.785 votos, el 10,26% del total, que le otorgan 24 diputados, multiplicando por 55 los obtenidos en 2016, cuando concurrió a las generales para obtener 0,20 por ciento de la representación, 46.781 papeletas. Se trata además, del mejor resultado de un partido a la derecha del Partido Popular desde la Fuerza Nueva de Blas Piñar en 1979, que se situó por encima de los 379.000 electores.

 

Sin embargo, la formación auguraba obtener más de 50 escaños en esta convocatoria y la movilización social que ha protagonizado sus actos de campaña parecía avalar esta tesis. Incluso cuando el CIS auguraba al partido de Abascal un 11,9% de los votos y entre 29 y 37 diputados, en Vox confiaban en duplicar su presencia en el Hemiciclo y en convertirse en decisivos, como lo han sido en Andalucía, para la formación de Gobierno.

 

Con todo, los de Abascal obtienen representación por un total de once provincias, con mayor número de diputados en Andalucía, donde han obtenido 6 escaños, seguido de Madrid, donde el Partido Popular ha perdido ocho diputados y Vox ha conseguido cinco. Contará con tres escaños procedentes de la Comunidad Valenciana, dos de Castilla-La Mancha, otros dos de Murcia, y uno de Castilla y León, Cataluña (por Barcelona), Extremadura, Baleares y Asturias.

 

"Compañeros, la resistencia ya está dentro del Congreso y no vamos a parar", decía el número 2 del partido, Javier Ortega-Smith, ante la contención de los fieles que esperaban reunidos en la plaza Margaret Tatcher de Madrid --junto a Colón-- un resultado más abultado cuando el escrutinio superaba el 80% pasadas las diez y media de la noche.

 

Con ya el 95 por ciento de los votos computados, Abascal elevaba el tono triunfalista: "Bienvenidos a la resistencia", ha proclamado ante los seguidores del partido, tras referirse a los resultados con "alegría". "Vox es más necesario hoy que ayer, pero hay una garantía: Vox ya está dentro del Congreso", ha zanjado entre los vítores de los suyos el que ha sido el primer líder en comparecer para hacer una valoración de los resultados.

 

El partido ha dado así el salto definitivo cinco años después de su nacimiento y con propuestas como la eliminación de las autonomías, la supresión de la ley de violencia de género o la expulsión de España de todos los inmigrantes ilegales y de los legales que cometan delitos.

 

DEL LLENO EN VISTALEGRE A LAS ANDALUZAS

 

La irrupción de Vox en el panorama político español tuvo su punto de inflexión el pasado 7 de octubre, cuando consiguió llenar el Palacio de Vistalegre de Madrid en un multitudinario acto al que asistieron más de 10.000 personas.

 

El primer reflejo en las urnas de este éxito de público llegó poco después, en diciembre de 2018 con las autonómicas de Andalucía, donde el partido pulverizó todos los pronósticos logrando doce diputados que, además, han sido imprescindibles para la investidura del 'popular' Juan Manuel Moreno como presidente de la Junta.

 

 

Noticias relacionadas