Visto y no visto: el viaje de la cárcel al Congreso y Senado de los presos del 'procés' para recoger sus actas

Oriol Puigdemont, en el interior del Congreso. Foto: EP

Los diputados y el senador presos por el 'procés' han acudido a entregar sus credenciales y conseguir el acta. Han estado ustodiados por la Policía en todo momento. Romeva tardó 7 minutos en el Senado.

Los cuatros presos elegidos en los comicios del pasado 28 de abril, Oriol Junqueras, de ERC, y Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull, de JxCat, han visitado el Congreso desde las 10.04 para realizar los trámites pertinentes para recoger sus respectivas actas de diputados. Los electos, que están en prisión preventiva en la cárcel de Soto del Real, han entrado en cuatro coches directamente al párking de la Cámara, donde desde primera hora de la mañana se ha desplegado un fuerte dispositivo judicial. La visita ha sido rápida porque solo tenían autorización para cumplimentar los trámites imprescindibles.

 

Estos electos, que están siendo juzgados por el proceso independentista catalán, podían haber delegado en un intermediario la entrega de sus credenciales, pero pidieron permiso a la Sala Segunda del Tribunal Supremo y ésta les autorizó a hacerlo personalmente. La providencia dictada por el Supremo establece que los cuatro diputados presos, tendrán condiciones similares a las que ha fijado el tribunal para este martes, día en que tendrán lugar la constitución de las Cortes Generales.

 

Todos ellos "deberán ser debidamente custodiados y adoptarse por la Presidencia de ambas cámaras las decisiones oportunas para que dichos trámites se practiquen sin dilación y para que sean reintegrados al centro penitenciario a la mayor brevedad posible".

 

Así las cosas, los presos del 'procés', una vez en el interior del garaje, han quedado bajo custodia de la Policía de la Cámara Baja, que supervisará su estancia en la Cámara. Tendrán que abandonar las dependencias parlamentarias en cuanto hagan todo el papeleo.

 

Dado que los trámites que deben hacer los diputados electos para recoger sus actas incluyen la entrega de distinta documentación, la cumplimentación de hasta tres declaraciones escritas (de bienes, de actividades y de intereses económicos), e incluso posar para la fotografía de la ficha oficial del Congreso, los policías de la Cámara deberán acompañarles por todo el recorrido a través de sucesivas dependencias.

 

Además, la providencia del Supremo deja claro que ninguno de ellos podrá ese día mantener reuniones o comparecer ante los medios de comunicación, y nada más terminar su trámites deberán ser devueltos a la prisión "sin dilación".

 

 

Romeva, 45 minutos en el Senado

 

Lo mismo ha hecho el preso independentista y senador electo de ERC, Raul Romeva, que ha hecho lo propio en el Senado para tramitar en su acta. Ha entrado directamente al garaje de la Cámara Alta en un vehículo Romeva, ha completado en siete minutos los trámites para conseguir su acta parlamentaria, con la que este martes podrá tomar posesión del escaño. Romeva ha presentado las credenciales en la sala Campoamor de la Cámara Alta acompañado por el resto de miembros de su grupo parlamentario.

 

A su salida, Romeva ha sido despedido con aplausos por sus compañeros antes de volver a ser conducido al garaje del Senado, donde le esperaba el coche de la Guardia Civil que le traslada de nuevo a la cárcel. El vehículo ha dejado el edificio a las 10,20 horas, de manera que el preso ha permanecido en el Senado unos 45 minutos. Este martes volverá a la Cámara Alta para la sesión constitutiva.