Villamediana recupera la Fiesta del Vítor de Santo Tomás

Danzantes de Villamediana

Villamediana sigue trabajando para recuperar sus señas de identidad y su folclore más característico.

Después de la recuperación de sus danzas de danzantes y paloteos le toca el turno a la singular fiesta de Santo Tomás de Aquino, el 7 de marzo, señala Carlos del Peso, presidente de la Coordinadora de Danzantes.

 

La fiesta, perdida hace más de cuarenta años víctima del fuerte éxodo rural de esas décadas, arrinconó estandarte, vítor y versos del birria, cayendo en un injustificado olvido del que se pretende recuperar de la mano del Ayuntamiento de esta villa cerrateña y el tesón de Susana Moreno (a cargo de los danzantes de Villamediana desde hace más de 10 años).  

 

El Vítor, cruz de madera policromada con el sol de Santo Tomás, encabezará la procesión cívica que ha mantenido un único ejemplo en la geografía palentina: la conocida Fiesta del Ole de Frómista, en honor a San Pedro González Telmo, patrón de navegantes honrado también con danzas de danzantes.

 

Cuenta Villamediana con una danza emblemática en la provincia de Palencia, más que por el desarrollo de la misma -similar a la de los pueblos del entorno- por el halo de misterio que la ha rodeado siempre.

 

Los danzantes de Villamediana, acompañados por la figura del birria o director de la danza, han mantenido el traje de calzón y casaca, en telas brocadas asedadas de vivos colores (menos común que las enagüillas que suelen acompañar a los danzantes de la provincia), además  de la presencia del músico de pito y tambor -el último en la provincia de Palencia, el Tío Mariposo-, que murió sin querer haber enseñado la danza a nadie y que sin querer, contribuyó a tal misterio.

 

El rito, en Villamediana, tuvo en tiempos una complejidad importante, rico en matices y elementos que después de la muerte del tamboritero, en los años 40 del siglo XX, fueron languideciendo hasta su desaparición en los años 70.

 

Una procesión cívica  o Vítor, con el estandarte y cruz de la Congregación de Santo Tomás, dos grupos enfrentados de danzantes y burlescos, elementos de fiesta de soldadesca, el apresamiento y puesta en libertar del vítor, una serie de versos, hogueras nocturnas, reparto de cenizas, los lazos de palitroqueo, la jota de danzantes y el trenzado de cintas completaban un repertorio y ritual del que se podrá disfrutar de nuevo durante los días 6 y 7  de marzo.

 

El programa incluye el viernes día 6, las vísperas con recogida del Vítor y apresamiento en el ayuntamiento y hogueras nocturnas con reparto de chocolate. El sábado 7, día de Santo Tomás, comenzará la fiesta con toque de alboradas por el tamboritero y recogida de autoridades por los danzantes y puesta en libertad del Vítor para subir a la iglesia a misa. A la salida de misa se echarán los Versos de Santo Tomás para acabar con la ejecución de los lazos de paloteo.

 

Por la tarde juegos tradicionales, castillos hinchables y un concierto del grupo folk Retestero de Torquemada con discomóvil por la noche pondrán el broche final a estas recuperadas fiestas de Santo Tomás. Una buena ocasión para disfrutar de una fiesta singular.