Un total de 718 empleados de banca perdieron su trabajo a lo largo de 2018

Las entidades cerraron 570 oficinas en el último año, situando el total en la cifra más baja desde el año 1977

 


MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

La banca española contaba con un total de 94.792 empleados en términos agregados a 31 de diciembre de 2018, lo que supone que 718 trabajadores, tanto técnicos, como administrativos y de servicios centrales, de bancos y sucursales de entidades de crédito nacionales y extranjeras comunitarias, perdieron su empleo respecto al cierre del ejercicio precedente.

Así se desprende de los datos del último anuario estadístico de la Asociación Española de Banca (AEB), documento en el que también se constata que existe una importante brecha de género en el sector bancario, un escenario que se observa más acentuado en las oficinas ubicadas en terreno español que en el extranjero.

Concretamente, las entidades bancarias españolas tenían en nómina a 45.942 mujeres a cierre de año 2018, 65 menos que un año antes, frente 48.850 hombres (-1,31% interanual). Esta brecha asciende a 2.644 mujeres menos que hombres en las oficinas radicadas en España, mientras que en las ubicadas en el exterior el 'gap' de género se sitúa en 264 personas.

De hecho, si se compara con los datos referidos a 2017, se puede confirmar que el sector, aunque ha hecho un esfuerzo por reducir la brecha de género entre los empleados de sus sucursales en España, que entonces se situó en 3.400 personas, no ha ocurrido lo mismo en las del extranjero. Un año antes, las oficinas situadas fuera del país mantenían una diferencia de solamente 96 hombres más que mujeres.

De la suma total de empleados, los bancos contaban con una plantilla de 91.576 personas en las oficinas españolas (-1,5 interanual), al tiempo que los 3.216 restantes (+26,9% interanual) se encuentran en sucursales extranjeras.

CONTINÚA EL CIERRE DE OFICINAS

En otro orden de cosas, la AEB también recoge en su documento las cifras referidas al número de oficinas bancarias. Durante 2018 se cerraron un total de 570 sucursales, con lo que la cifra descendió a 10.448, frente a las 11.018 de un año antes. Se trata de la cifra más baja desde 1977, cuando había 10.205 oficinas.

En esta línea, se observa que, desde el inicio de la crisis --tomando como referencia el año 2008-- hasta la actualidad, se han cerrado un total de 5.190 oficinas, registrándose el mayor descenso en el año 2014, cuando se cerraron 1.064 sucursales en todo el país.

Por último, el número de cajeros automáticos ha disminuido en términos agregados en 428, hasta situarse en 15.893 las máquinas disponibles para retirar dinero en efectivo.

Los bancos españoles contaban con un total de 15.593 cajeros automáticos en el país a 31 de diciembre de 2018, lo que supone 423 menos que un año antes, mientras que las sucursales de entidades de crédito extranjeras comunitarias contaban con 300, cinco máquinas menos que a finales de 2017.