Un representante de la palentina Icon Multimedia en México dice que el país "no admite lo que se le viene"

Casado, tenía previsto volver a España de su segunda estancia en el país azteca el 4 de abril, donde ya estuvo trabajando durante ocho meses el pasado año, excepto el mes de julio que regresó a casa por vacaciones

El representante comercial de Desarrollo de Negocio del área de Latinoamérica de la empresa palentina Icon Multimedia, José Ramón Casado García, no podía imaginar en febrero que su estancia en Ciudad de México iba a acortarse unas tres semanas.

 

Casado, tenía previsto volver a España de su segunda estancia en el país azteca el 4 de abril, donde ya estuvo trabajando durante ocho meses el pasado año, excepto el mes de julio que regresó a casa por vacaciones. "No quiero desvincularme de mi tierra", señala este palentino relacionado durante años con el área comercial en diferentes empresas locales, y durante esta segunda estancia, en la que tenía previsto para el año 2020, alternar dos meses allí y uno aquí, se permite "no perder el contacto" con sus familiares y amigos.

 

No fue un terremoto, la inseguridad del DF, ni la falta de negocio lo que ha hecho que José Ramón Casado abandone aquella tierra "temporalmente", sino una pandemia mundial que aún está dando sus primeros coletazos en el país mexicano.

 

"Cuando yo me fui los casos aun eran muy reducidos, no superaban la veintena", afirma, pero hay que tener en cuenta que el Gobierno de aquel país "no ha querido admitir lo que se les viene encima" ya que con los primeros fallecidos incluso "desmentía" que hubieran muerto por el coronavirus.

 

Además, México no cuenta con un sistema sanitario al alcance de todos sus habitantes, no todos pueden permitirse un seguro médico, "por lo que el cómputo de datos nunca va a ser tan fidedigno" como en España, asevera Casado.

 

"El presidente del país transmite tranquilidad y usa estampitas y amuletos, argumentos irrealistas" que están poniendo en peligro la vida de los más de 123 millones de habitantes que pueblan México. Allí, se "vive al día" y no tienen la oportunidad de llenar las despensas como se ha hecho aquí "en la madre patria".

 

Ante esta perspectiva y con las noticias que llegaban desde Europa y España, 'Joserra', más obligado por sus superiores que por su propia voluntad, llegó a Barajas el miércoles 18 en un vuelo "no muy lleno" en el que los viajeros estaban "bastante distribuidos", sin quitarse su mascarilla y tomando todo tipo de precauciones.

 

"Tanto en el aeropuerto de México como en el de Madrid todo el personal llevaba mascarillas y los uniformes necesarios", así como la población de apariencia hispana, apunta, mientras que le extrañó que los anglosajones, "sobre todo jóvenes", no llevaban ninguna medida de seguridad.

 

Tras recoger su coche de alquiler y limpiar el volante y demás botones "con gel hidro alcóholico" recorrió los más de 200 kilómetros que separan Barajas de Palencia para reencontrarse con su madre y sus hermanas tras escaso mes y medio de su partida.

 

SITUACIÓN EN MÉXICO

 

Casado opina que los más de 22 millones de ciudadanos de Ciudad de México, ocho millones de habitantes en el México DF y otros 14 en su alfoz, "están más concienciados" independientemente de lo que diga el presidente y ya se está haciendo "home office", lo que es nuestro 'tele trabajo', aunque aún no han prohibido a la gente salir de sus casas.

 

El representante comercial de Desarrollo de Negocio del área de Latinoamérica de Icon Multimedia teme por la seguridad del país azteca si empeora la situación, ya que a la "poca implicación y corrupción" de la policía por los bajos salarios y al gran volumen de armas que se mueve en el país, se le puede sumar un estado de alarma.

 

Aun así, Joserra, que desde que vive en Ciudad de México es un enamorado del aguacate, los tacos y los burritos, pero evita el cilantro y el picante "presente en todos los platos" tiene esperanzas y espera 'Volver' a México 'lindo y querido' como dicen las rancheras. De momento tiene un vuelo de vuelta para el 2 de noviembre, pero mantiene la esperanza de que la situación mejore para volver antes de esa fecha a la tierra del tequila y los mariachis.