Trasladado un nuevo etarra a Dueñas, en Palencia
Cyl dots mini

Trasladado un nuevo etarra a Dueñas, en Palencia

Aitzol Maurtúa Eguren

Aitzol Maurtúa Eguren pasa de la cárcel de Huelva a la prisión de Dueñas

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha ordenado este martes el traslado de seis internos relacionados con la banda terrorista ETA a centros más próximos al País Vasco, entre ellos dos recalan en la prisión de Soria, entre ellos el histórico dirigente etarra Antonio Troitiño Arranz, 'Antxón', y un tercero en la de Palencia.

 

Entre los seis se encuentran uno de los terroristas condenados por el atentado contra la casa-cuartel de Santa Pola, en el que murió una niña, y Antonio Troitiño Arranz, histórico dirigente etarra condenado por una veintena de asesinatos y que fue entregado por Reino Unido en 2017.

 

Según ha informado el organismo dependiente del Ministerio del Interior, Troitiño Arranz será trasladado del centro penitenciario Madrid VII-Estremera a la prisión de Soria. Ingresó en prisión el 5 de mayo de 2017, tras un largo litigio para su entrega desde Reino Unido, y tiene una condena de cinco años, once meses y 29 días por el delito de pertenencia a organización terrorista.

 

'Antxon' fue condenado en 2018 por la Audiencia Nacional por reintegrarse en ETA en 2011, cuando salió de prisión tras cumplir 24 años por 22 asesinatos. Troitiño, miembro del sanguinario 'comando Madrid' en los años de plomo, se fugó a Londres y no fue entregado a España hasta la cuarta petición.

 

Por su parte, Aitzol Maurtúa Eguren pasa, por su parte, de la cárcel de Huelva a la prisión de Dueñas, en Palencia. Ingresó en prisión el 14 de junio de 2002 y cumple una pena de 20 años por pertenencia a banda armada, tenencia de explosivos, tenencia de armas sin licencia y falsedad en documento público.

 

Cumplió las tres cuartas partes de la condena en junio de 2017 y, según Interior, acepta la legalidad penitenciaria, por lo que la Secretaría General ha resuelto aplicarle el principio de flexibilidad del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario a su clasificación en primer grado.