'Supervivientes': Isabel Pantoja, las Azúcar Moreno y su 'fracasada' estrategia

'Supervivientes': Isabel Pantoja, Las Azúcar Moreno Y Su 'Fracasada' Estrategia

Las tres concursantes amenazaron con abandonar y se despidieron de todos sus compañeros porque tenían claro que no iban a volver.

Fue la misma Isabel Pantoja la que decía: "me voy a mi casa, no aguanto más, me voy" y así, arrastró en su barca a las hermanas Salazar que también se veían agobiadas con la situación que se había formado en su playa con el exmarido de Mónica Hoyos.

 

Por la noche, durante la gala que dirigió Carlos Sobera, se llevó a cabo la comunicación previa al abandono. Primero Encarna Salazar, más tarde Isabel Pantoja y por último, Toñi Salazar.

 

Las tres tuvieron el mismo argumento y lo cierto es que quedaron bastante mal con toda la audiencia porque ellas mismas se delataron. Afirmaron que en ningún momento había querido abandonar el concurso, lo único que querían era separarse del señor que les está haciendo la vida imposible en la isla. Lo cierto es que, viendo el vídeo de la discusión previamente a estas conversaciones, nada tiene que ver una cosa con la otra.

 

Las concursantes dijeron en varias ocasiones que querían abandonar, que querían irse para su casa y además, tuvieron tiempo para despedirse de todos sus compañeros porque no les iban a ver más, todo ello de una manera bastante rápida.

 

Por la noche, ya habían cambiado de opinión y en vez de reconocer que se les calentó la boca y que lo habían hecho mal, lo único que se dedicaron a decir las tres fue que nunca habían querido abandonar y que no lo habían dicho en ningún momento. Algo que como todo el público pudo ver y los mismos colaboradores del programa criticaron más tarde, es mentira.

 

Finalmente tras varias horas alejados los unos de los otros, los habitantes de la 'Isla de los Señores' se volvieron a ver las caras. Isabel Pantoja y las 'Azúcar Moreno' fueron trasladadas por una barca a 'Cayo Menor' (donde se encontraba ya Carlos Lozano) y el reencuentro entre los concursantes fue realmente frío. Sin mediar palabra ni cruzar una sola mirada, todos aseguraron estar dispuestos a continuar con la aventura, eso sí, por separado.

 

El presentador acabó la noche con un buen sabor de boca y sintiendo el calor del público. Carlos se convirtió en el primer salvado de la expulsiónpor decisión de la audiencia y las caras de sus rivales auguraron que la convivencia en la isla de los Privilegios será de todo menos fácil.