Sin noticias del hombre desaparecido en Areños desde el 22 de junio
Cyl dots mini

Sin noticias del hombre desaparecido en Areños desde el 22 de junio

Las tareas de búsqueda se han intensificado pero, por el momento, no hay rastro de José Luis Roiz Sordo (54 años), desaparecido en los alrederores de Areño el 22 de junio mientras paseaba.

Desde este lunes y durante toda la semana se realiza un nuevo dispositivo de búsqueda por la zona donde se perdió su rastro, después de casi dos meses de la desaparición, con personal de Seguridad Ciudadana, y los perros con sus guías correspondientes del Servicio Cinológico, han informado a Europa Press fuentes del Instituto armado.

 

Desde el pasado 22 de junio, la Guardia Civil mantiene activado el operativo de búsqueda y rastreo por la zona donde salió a pasear.

 

En el dispositivo han participado patrullas de Seguridad Ciudadana, agentes del Seprona, el Servicio Aéreo con un helicóptero, guías y perros del Servicio Cinológico de Seguridad y Rescate todos ellos de la Guardia Civil, así como familiares del desaparecido, vecinos de la zona, Voluntarios de Protección Civil, la Cruz Roja, y también se ha contado con en el dispositivo de búsqueda con personal de la Fundación Oso Pardo y Agentes Medioambientales de la Junta de Castilla y León.

 

Pasados unos días de la desaparición, la búsqueda se amplió al pantano de Requejada con la participación de una lancha zodiac de la Guardia Civil y perros de rastreo. También se han revisado los pozos de ventilación de las antiguas minas abandonadas existentes en la zona de la Pernía, que en muchos casos se encuentran sin señalizar y ocultos por la maleza, por personal especializado del Grupo de Rescate e Intervención en la Montaña (GREIM) de la Guardia Civil, con base en la localidad de Sabero (León).

 

La Guardia Civil, aunque desde el día de la desaparición no han aparecido nuevas pistas sobre la persona desaparecida, ha continuado con las investigaciones y mantenido un discreto servicio de búsqueda por la zona de La Pernía y por los lugares que se han obtenido de la triangulación de los repetidores de teléfono, en relación con la última ubicación del teléfono móvil que portaba José Luis.

 

El desaparecido, de 1,80 metros de estatura, 90 kilos de peso, pelo canoso, vestía el día en el que se le perdió la pista pantalón verde de camuflaje y camisa verde.