Sánchez explora fórmulas para volver a subir las pensiones antes de la nueva cita electoral del 10-N

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ofrece una rueda de prensa  posterior a su reunión con el Rey

El presidente quiere evitar que las pensiones vuelvan a subir solo el 0,25% fijado por ley, pero con un gobierno en funciones tiene difícil poder aprobar una revalorización mayor.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, está explorando fórmulas para hacer una nueva subida de pensiones, como la que aprobó a finales de 2018, con el obstáculo de que ahora su gobierno está totalmente en funciones de cara a la nueva cita electoral del 10-N. Según ha publicado 'El Mundo', el ejecutivo habría hecho consultas sobre la legalidad de aprobar una medida así estando el gobierno en funciones, ya que la subida del 0,25% está aprobada por Ley; hay que recordar que la anterior subida se hizo cuando el gobierno socialista estaba en plenas facultades, por lo que sí podía recurrir a la vía del decreto.

 

A finales del año pasado, el gobierno aprobó por decreto una subida del 1,7% de las pensiones de manera general, como parte de un paquete de medidas laborales y sociales. La fórmula legal fija una revalorización del 0,25% mientras la Seguridad Social permanezca en déficit, como es el caso, pero el Ejecutivo pudo aprobar el incremento por decreto, al margen de los presupuestos del Estado. La medida incluía una subida del 3% para las pensiones mínimas y el IPC para el resto; la medida costó mil millones de euros.

 

La noticia ha provocado reacciones. El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha dicho que utilizar la vía del real decreto para actualizar las pensiones o el salario de los funcionarios no es "lo más ortodoxo", pero ha afirmado que el Gobierno, aunque esté en funciones, tiene que cumplir con los acuerdos de Función Pública o con su compromiso de subir las pensiones más del 0,25%.

 

Por su parte, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, también en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, se mostró partidario de subir las pensiones, pero cuestionó el uso del decreto, ya que a diferencia de un proyecto de ley, es "como un contrato de adhesión", al que te sumas o no sin debate. En este sentido, afirmó que es "increíble" que el Pacto de Toledo "saltara por los aires" en la anterior legislatura y que todavía no se haya vuelto a convocar, y añadió que la patronal está a favor de que suban las pensiones, pero es preciso debatir cómo se puede hacer.