Sánchez descarta asentar la "gobernabilidad" en los independentistas porque "no son de fiar"

Pedro Sánchez participan en una comida-mitin en Granada

El presidente del Gobierno llama a concentrar el voto en el PSOE pero asegura que hablará con PP y Cs porque "la democracia no es vetocracia y hay grandes desafíos que hay que afrontar juntos".

El presidente del Gobierno y candidato socialista a la Presidencia, Pedro Sánchez, ha señalado este viernes que "no quiere que la gobernabilidad de España descanse en los partidos independentistas", porque "no son de fiar". En una entrevista en la Cadena SER, recogida por Europa Press, Sánchez ha señalado que hablará con todas las fuerzas tras las elecciones, pero ha indicado que prefiere que el Gobierno no dependa de los escaños independentistas. "España se merece cuatro años de estabilidad y concordia nacional", ha indicado.

 

"Los líderes independentistas no son de fiar, han mentido a los catalanes. En privado dicen una cosa bien distinta a lo que dicen en público, reconocen que la independencia no es posible y están metidos en un laberinto que se han creado con sus propias mentiras", ha señalado el líder del PSOE. A su juicio, los dirigentes independentistas catalanes tienen "miedo" a que dentro de sus filas les llamen traidores, por ello, apuesta por que la gobernabilidad del país no esté en sus manos.

 

Y sobre el diálogo con la Generalitat, Sánchez ha señalado que más que reivindicar el autogobierno habría que reivindicar el gobierno en Cataluña, ironizando con la falta de iniciativa por parte del president, Quim Torra. De hecho, de Torra ha señalado que "no se cree" que es el dirigente de la Generalitat y le ha acusado de estar más pensando en adelantar las elecciones a otoño a aprobar leyes en el Parlament.

 

Así, ha insistido en que el diálogo con las instituciones catalanas tiene que darse dentro de la Constitución, pero fuera de ese marco "no hay nada". Con todo, Sánchez recalca que es la misma posición que ha mantenido los últimos meses y ha afeado a PP y Ciudadanos sus críticas por el acercamiento a la Generalitat, apuntando a que se debe a no han digerido la moción de censura del pasado mes de junio. De PP y Ciudadanos ha dicho que tienen un sentido "patrimonialista" de las instituciones y asegura que los "mantras" contra él, acusándole de "golpista" o "felón", evidencian una falta de proyecto.

 

De cara a las elecciones generales, Sánchez ha incidido en que el partido que puede "asegurar" que la derecha no gane es el PSOE y ha pedido no "especular" con el voto. "Aquellos que no tienen dudas son los que quieren la involución, esos no tienen dudas y van a ir a votar. Los que tienen dudas son los que quieren que España avance y no saben muy bien que significa avanzar", ha argumentado.

 

Por ello, ha pedido no "especular" con el voto porque lo que está en juego es que la ultraderecha "influya" en la acción del Ejecutivo. Para Sánchez, la extrema derecha es "temible", "presenta a franquistas en sus listas" y dice que la violencia de género es "un camelo". En las elecciones de este domingo, ve la oportunidad de consolidar en las urnas el proyecto salido de la moción de censura a Mariano Rajoy, pero advierte que existe el "riesgo real" de que sume la derecha.

 

Para Sánchez existen problemas en España como la crisis territorial que no se van a solucionar sin la participación de la derecha. Así, ha lanzado un mensaje a Albert Rivera para que reflexione sobre el veto extendido al PSOE. "Se hace difícil hablar con líderes políticos que están en poner cordones sanitarios e insultar", ha alegado en referencia a PP y Ciudadanos, aunque ha negando que haya faltado interlocución con otros partidos. "Voy a hablar con todos, la democracia no es vetocracia y hay grandes desafíos que hay que afrontar juntos", ha señalado.

 

Sánchez ha criticado que Rivera vete al PSOE y ha afeado que haya promovido esta estrategia también en el contexto autonómico en la Comunidad Valenciana, donde se celebran elecciones también este domingo, o en la Comunidad de Madrid. Por ello pide al líder de Ciudadanos que "recapacite" y tenga una posición "más constructiva" sobre el aporte que puede hacer su formación al escenario político. "Pensaba que estaba hecho de otra pasta, y veo que no", ha indicado, admitiendo que Rivera le ha resultado "una decepción" política.