Podemos se queda sin ningún diputado nacional por Castilla y León

Pablo Fernández durante la comparecencia ante los medios. J. P.

El líder de la formación morada, Pablo Fernández, achaca el declive de la formación morada al “voto útil”.

Caras muy largas en la sede de Unidas Podemos en Valladolid, donde el presidente de Podemos Castilla y León, Pablo Fernández, ha seguido el recuento de votos en estas elecciones generales del 28 de abril.

 

La formación morada se ha quedado sin representación en el Congreso de los Diputados por Castilla y León, perdiendo los tres escaños que obtuvo en las anteriores elecciones de 2016.

 

Una decepción que ha sido evidente en las palabras del propio Fernández, quien ha asegurado que “hay que hacer autocrítica” tras perder los tres diputados que tenían en la Comunidad. “Hay que hacer reflexión, pensar en lo que no hemos hecho bien y trabajar con más fuerza a partir de mañana, porque hay unos comicios cruciales dentro de tres semanas y será una noche de reflexión y autocrítica”, señalaba Fernández.

 

El líder de Unidas Podemos en la región ha querido hacer precisamente hincapié en esta campaña para las municipales y autonómicas, “en las que Cataluña va a estar ajena y nos va a favorecer enormemente, nos vamos a centrar en hablar de Castilla y León”, en la que Podemos “ha demostrado ser la fuerza política con mayores y mejores políticas para combatir los problemas ingentes de la Comunidad”.

 

PACTOS Y BASES

 

Pablo Fernández ha querido señalar además que espera que el cambio “que tanto necesita Castilla y León” llegue de la mano del Partido Socialista en coalición con la formación que lidera: “Vemos los devaneos del PSOE con ciudadanos, el cambio pasará porque Podemos esté en el Gobierno con un apoyo importante”.

 

También ha querido dar las gracias “a los más de 220 apoderados de Podemos”. “Son el ejemplo a seguir, la militancia es lo mejor que tenemos, nos dan un ejemplo de dedicación encomiable”, sentenciaba.