Palencia se une a un silencioso minuto en repulsa a la violencia de género
Cyl dots mini

Palencia se une a un silencioso minuto en repulsa a la violencia de género

Imagen de silencio frente al Ayuntamiento de Palencia. ICAL

El Ayuntamiento publica en redes sociales un manifiesto leído por la jueza de violencia de género y víctima de maltrato, Marisol González

Las fachadas del Ayuntamiento, Diputación, que se viste de color morado, y Subdelegación de Gobierno en Palencia se convirtieron en el escenario de la repulsa a las agresiones machistas, de la mano de un minuto de silencio que tuvo lugar a la 12 horas en conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, marcado en el calendario el 25 de noviembre.

 

La pandemia no ha evitado dejar patente la condena a este tipo de conductas y agresiones, dado que las concentraciones silenciosas en las tres administraciones, en seguimiento con las medidas de seguridad, pretenden visibilizar públicamente el compromiso y el apoyo de todas las instituciones y de la sociedad española en su conjunto con las víctimas y una forma de reparación moral y simbólica hacia las mismas.

 

Además, el Consistorio ha publicado en sus perfiles de redes sociales, al igual que en el canal de YouTube, un manifiesto, acordado en el seno del Consejo Municipal de la Mujer, que ha sido leído por la magistrada del Juzgado de Primera Instancia número 6 de Palencia, que posee funciones en materia de violencia de género y ha sido víctima de maltrato, Marisol González Encinas.

 

En la actualidad, no hay que lamentar asesinatos de mujeres en Palencia, pero un total de 224 mujeres reciben atención policial, según fuentes de Subdelegación de Gobierno. Un servicio que se verá mejorado tras la inclusión de la capital y Aguilar de Campoo en el Sistema Viogen, dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio de Interior. 

 

Este sistema consta de una base de datos en la que se pueden consultar datos policiales, judiciales y penitenciarios para poder valorar, de forma más fiable y rápida, el riesgo de un caso de violencia de género en el momento de recibir la denuncia, y así poder actuar con más garantías en la protección de las mujeres denunciantes.