Palencia cambia de hora, ¿por última vez?
Cyl dots mini

Palencia cambia de hora, ¿por última vez?

Durante la madrugada de este sábado a este domingo de octubre se atrasan los relojes una hora: a las 3.00 de la madrugada  serán las 02.00

La ciudad de Palencia se enfrenta, este fin de semana, a un nuevo cambio de hora. La noche del sábado al domingo 31 de octubre, se atrasan los relojes una hora para dar entrada al tradicional horario de invierno en toda la Península Ibérica. El efecto inmediato se nota en la luz natural: a partir del domingo, amanecerá y anochecerá antes con la intención de aprovechar más las horas de luz natural y ahorra, así, energía.

 

El cambio de hora se realiza en la Unión Europea dos veces al año, en marzo y octubre, y comenzó a hacerse, a mediados del siglo pasado. Actualmente, el impacto económico es prácticamente insignificante. En un momento de records máximos en el precio de la luz, este ahorro “supone un uso bastante pequeño”.  El Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE) advierte de lo “poco significativo” que resulta este cambio ya que depende de la climatología o el lugar geográfico que sea más o menos efectivo.

 

Los palentinos podrán disfrutar de una hora más de sueño en la víspera de Halloween, pudiendo disfrutar de un puente, una hora más largo. Pero los expertos no solo critican la poca efectividad del “supuestoahorro energético, también se afirma que podría ser perjudicial para la salud.  El cuerpo humano necesita hasta tres días para acostumbrarse a este nuevo horario y se generará en nosotros una sensación de cansancio.

 

La Unión Europea había acordado suprimir estos cambios horarios en el año 2019 pero, terminó prorrogándose hasta 2021, por lo que este año debería ser el último. La decisión de este cambio no se ha hecho efectiva porque los estados miembros de la UE no han llegado a un acuerdo sobre qué horario instaurar en cada país.

 

En 2019, se aprobó suprimir el cambio de horario de invierno y verano con 410 votos a favor y 192 en contra. Se suponía que cada estado miembro debía tomar la decisión de qué horario fijo instaurar en cada país, pero el Brexit y la crisis del Coronavirus impidieron que, finalmente, se tomasen decisiones precisas. La decisión sigue en el aire y aún no se sabe qué sucederá en marzo: si volveremos a adaptarnos al horario de verano adelantando una hora, o si nos quedaremos en el de invierno de forma continua.

Noticias relacionadas