Palencia acompaña al Nazareno en su camino de Viernes Santo

La procesión de 'Los Pasos', una de las más emblemáticas de la Semana Santa Palentina, completa su recorrido ante cientos de palentinos y un inusual calor, que la ha llevado a transurrir más despacio y demorar su duración.

El sol y hasta el calor han sido protagonistas inevitables la mañana de Viernes Santo en Palencia. La procesión de Los Pasos ha completado su recorrido con más calma de lo habitual, propiciado por las condiciones climatológicas casi veraniegas y ante la mirada de cientos de palentinos y visitantes que se han congregado por las calles de la ciudad para seguir el camino de Jesús Nazarano y Nuestra Madre la Virgen de la Amargura.

 

El desfile partió a las 11 en punto de la capilla de los Nazarenos, con sus imágenes titulares a hombros, Jesús Nazareno (el Nuevo y el Viejo, como distinguen cariñosamente los cofrades), Nuestra Madre la Virgen de la Amargura y los pasos de La Verónica, La Erección de la Cruz y El Longinos en un larguísimo cortejo. Como es tradicional, la Guardia Civil escoltaba el paso de Jesús Nazareno con el Cirineo.

 

La procesión despacio, animado por el calor, y paró para incorporar como novedad un acto de recuerdo a los difuntos en la Plaza Mayor, en el que la benemérita protagonizó la ofrenda de la corona, a través del jefe de la Comandancia, Calixto Villasante.

 

El desfile continuó hasta la iglesia de San Agustín, donde saludó a la Piedad custodiada en el templo y llegó hasta la plaza de San Pablo, donde, como cada año, miles de personas se concentraban para contemplar de la emotiva despedida de las imágenes de Jesús Nazareno a de la Virgen de la Amargura, a la que reverencian por tres veces antes de entrar en la capilla de la cofradía de los nazarenos