"Pacto de sal": Vuelve la esencia de Amistades Peligrosas como si hubiera nacido en 2019

Cristina del Valle y Marcos Rodríguez presentan su nuevo disco en Tribuna Valladolid y el próximo viernes 22 de marzo lo harán ante el público en Madrid.

El dúo Amistades Peligrosas regresa al primer plano del panorama musical gracias a su nuevo disco: 'Pacto de sal'. En él se pueden encontrar diez canciones con una mezcla de ritmos muy variados así como diferentes historias con muchos mensajes que calan hondo. El single 'Ya no vives en mí' fue lanzado el 23 de noviembre y acumula en poco más de tres meses casi 700.000 visitas en Youtube.

 

La formación está liderada por Cristina del Valle y junto a ella se encuentra Marcos Rodríguez, vocalista con una amplia trayectoria musical, y compositor de gran parte de las canciones del disco. Ambos se complementan, derrochan simpatía y buen humor y disfrutan como si tuvieran la ilusión de unos recién llegados al mundo de la música. Marcos y Cristina han presentado su disco en Tribuna Valladolid y han compartido unos minutos de charla sincera en la que se han mostrado tal y como son. Pero antes de la entrevista, vamos a conocer cómo se definen cada uno de los dos en boca del otro.

 

Marcos define a Cristina como "enérgica desde que se levanta hasta que se vuelve a levantar, porque incluso dormida es enérgica. Además es luchadora y pelea como nadie. Todo el mundo sabe que si a Cristina se le mete algo en la cabeza lucha por ello y va hasta el final. Aparte de la fama gracias a Amistades Peligrosas, muchas personas la siguen por la lucha incansable en defensa de la mujer".

 

Por su parte, Cristina opina sobre Marcos que es "una persona profundamente sensible, un artista como creador, tiene un sentido del humor brillante como nunca he visto. Su historia vital es impresionante y es una persona mágica. Recuerdo la primera vez que trabajamos juntos con una compañera de él y me dijo que iba a disfrutar de un ser humano mediador en cualquier conflicto, amoroso y que suma, con un sentido del humor que anima a cualquiera. Es la persona más energética que he conocido, cuando ya ha fundido todas las pilas descansa y a la media hora vuelve otra vez con energía. Es una persona maravillosa, le admiro y le quiero muchísimo. Es un privilegio trabajar con él, es un gran artista y un ser humano bellísimo".

 

Juan - Cristina, Marcos, gracias por estar en Tribuna Valladolid. ¿Cómo es esa vuelta a la actualidad por parte de Amistades Peligrosas? ¿Cómo se puede presentar este nuevo disco “Pacto de sal”?
Cristina del Valle - Es un pacto casi hecho a lo largo de toda la historia porque es como si Amistades Peligrosas no se hubiera ido, los fans y amigos, compañeros y artistas nos lo dicen. Hemos conseguido algo mágico, hecho con el alma, verdad y complicidad y que no huele a producto. Ha sido un año y medio muy intenso a nivel personal como profesional y ha habido un proceso personal tras varios cambios vitales. Todo eso está recogido en las diez ventanas que abre el disco, al amor en todas sus formas, entendido como un elemento común. Marcos es el autor de la mayoría de los temas. Hemos conseguido lo que hubiera sido Amistades Peligrosas si hubiera nacido en el 2019, la misma modernidad que desde se inició.

 

Juan - Tocáis casi todos los palos, una gran variedad de sonidos. ¿Qué se van a encontrar las personas que escuchen vuestro nuevo disco?
Marcos Rodríguez - Volvemos con la esencia que siempre ha tenido Amistades Peligrosas, siempre ha sido un grupo que ha mezclado ritmos africanos, latinos… Volvemos con temas reivindicativos y gritando muchos mensajes. Tenemos muchas canciones con mensajes que ojalá lleguen muy lejos; en la sociedad, tal y como están las cosas, hace falta que alguien grite.

 

J.- ¿Qué intentáis transmitir con vuestras canciones? 
C.- Volvemos con algo vital en la música, personalidad propia e identidad. Te puede gustar o no el grupo, pero todo el mundo nos identifica y lo hemos conseguido sin imitar nada, con dos voces personales, dos artistas construidos sin ser productos fabricados que venimos a contar y cantar las historias de nuestras vidas con amor y sufrimiento. Tenemos muchas cosas que contar y eso le da peso y poso a un artista. Venimos con ganas de aportar mucho a la música en un momento en el que está atravesada por las leyes del mercado, queremos acabar con eso. Estamos con una compañía independiente que apoya a la música, somos una gran familia y hemos apostado por hacer algo absolutamente cuidado en momentos en los que todo es de usar y tirar, donde no se cuida nada y los productos duran un tiempo y se desechan. Se está acostumbrando a la gente a que el artista sea un producto de consumo que tú compras y pagas como si fuera mercadeo. Nosotros hemos querido salir fuera del mercadeo, hacemos un producto lleno de amor donde, por ejemplo, cuidamos la portada y la carpeta interior del disco. Tenemos el compromiso de la compañía (Sonogram) que piensa y siente como nosotros.

M.- Hace año y medio subimos Cristina y yo a un escenario por primera vez y se creó una magia y una química que era brutal, la gente nos identificaba. Nos dimos cuenta que algo pasaba y ahí fue donde decidimos hacer este ‘Pacto de sal’.

 

J.- Por tanto tenéis las expectativas… en lo más alto.
M.- La gente tiene mucha culpa de que nosotros estemos tan contentos, el 23 de noviembre del año pasado sacamos el primer single con el videoclip y queríamos ver la reacción de la gente; en menos de una semana teníamos más de 500.000 visitas y eso nos dio más fuerza aún.

 

J.- ¿Cómo influyen las redes sociales en los tiempos que corren?
C.- El éxito de un proyecto es rodearte de un buen equipo y eso lleva años hacerlo. Cuando lo consigues y ves que la gente se deja la vida por ello… Eso no lo tiene nadie, es fundamental. Tenemos a una persona que está pendiente de las redes sociales las 24 horas del día, nosotros somos unos enfermos del trabajo y nuestra compañía no para nunca. Cuando todos estamos tan entregados conseguimos tener una maquinaria importante basada en la ilusión, la capacidad de trabajo infinito y el amor que le pone la gente que nos rodea. Cuando llenas de pasión lo que haces, enamoras a los demás. La magia de nuestra profesión es seducir en un escenario, que es un acto de honestidad, y transmitir a la gente la misma pasión, emoción y disfrute. En nuestros conciertos toda la gente sale emocionada y no nos volvemos sin atender a esas personas que nos siguen para devolverles la gratitud que tienen con nosotros.

 

J.- Habláis de emociones, de alma… Todo se plasma en ese primer single “Ya no vives en mí”, ¿cómo es esa canción? ¿Qué historia se quiere transmitir?
M.- Quizás esa canción es la más personal que tenemos en el disco porque habla de nosotros dos, pero es un mensaje que se puede abrir a tantas personas… La gente lo ha tomado y adaptado a su vida personal. Nosotros decimos que si tienes algo o alguien que no te deja llegar a ser quien quieres, tienes que apartarlo y así consigues que ya no viva en ti. La frase se puede aplicar a tantas historias… El público lo ha cogido cada uno por su historia personal, por ejemplo lo han asociado al bullying también. Nosotros la hemos escrito por nuestra historia personal y en forma de mensaje abierto, pero nos parece genial que el público la haya hecho suya porque abres el mensaje a muchísimo más de lo que tú quieras decir.

 

J.- Escuchar el disco hará que la gente desconecte de esta realidad que vivimos y se abra a ese mundo por vivir y descubrir y animarse.
C.- Cuando cantas una canción ya sea como cantante o compositor, el tema ya no es tuyo sino del público, pertenece a cada una de las personas que la hace suya. Cada persona puede sentir las canciones de una forma y entras así en un espacio de riqueza emocional que no consigue nadie. No se pueden comprar los colores o la vida, como dice Calle 13. La dignidad de los artistas no es comprable en un mundo en el que todo es intercambiable con monedas. El arte y la música son, actualmente, los actos de mayor revolución porque consiguen romper a la gente con lo que conecta con su alma. Y todo se consigue en minutos o segundos, es un instrumento poderoso que nos hace tener una responsabilidad sobre aquello que contamos y cantamos frente a nosotros mismos y la gente. 

Hay una desesperanza que se ha instalado en el mundo, que todos hemos comprado y alimentamos, se trata de un modelo que nos autodestruye y nos convierte en mecanos al servicio de un sistema. La música y el arte son los antídotos que nos pueden sacar de ahí e ilusionar y hacer reflexionar y levantarnos del sillón, o nos puede hacer levantar el teléfono y llamar a la policía cuando en la puerta de al lado hay una mujer gritando porque está sufriendo violencia, o cuando ves una persona en la calle que sufre un problema de adicción. Solamente cuando consigamos recuperar lo que somos como humanos, y que hemos perdido, podremos hablar de un mundo que se ganará ese nombre. Nuestro disco apuesta por ese “Pacto de sal” de la mar y el agua, indestructibles, dos elementos necesarios para la vida que tienen que ir juntos de la mano.

 

J.- España y Latinoamérica. ¿Cómo es el público de cada lugar? ¿Son distintos?

M.- Somos un país muy alegre y divertido y me parece impresionante que en España la gente venga a vernos desde muy lejos porque no les coincide un concierto cerca de su zona y hacen kilómetros y lo que haga falta para verle. Qué mínimo que quedarte con esa persona para estar con ellos. Hemos estado en conciertos de 9.000 personas y atendíamos a todo el mundo. Si a la gente la tratas con respeto, ellos te lo devuelven. Nosotros tenemos tiempo para regalarlo a la gente porque nos parece impresionante lo que hacen con nosotros. Es lo mínimo que podemos hacer. El público es brutal, nada más salir al escenario empiezan a gritar con los primeros acordes de la música y terminan arriba en los conciertos, lo dan todo.


C.- Estamos locos por ir a Latinoamérica, mi cultura musical viene de ahí ya que mi base musical es la de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, La Nueva Trova Cubana, Mercedes Sosa, La Negra, Soledad Bravo… Todo el movimiento musical latino y sus ritmos me apasionan y me vuelven loca. Hemos vendido muchos discos en Latinoamérica, en prácticamente todos los países hemos sido disco de oro o de platino, y allí tenemos un público que nos han seguido y nos sigue: nos escribe gente de Cuba, de México, de Chile… de todos los sitios. Estoy segura que este año iremos para allá. Es un público que no se mueve por modas, hay un apoyo y un respeto histórico a los artistas y no se separa la parte personal de la "parte artista", que es algo que comparto. Además, el público latinoamericano es consumidor de todo tipo de estilos, lo que supone tener cultura musical y además tiene respeto y admiración por el artista que está fuera del escenario, por el ser humano que hay detrás.

 

Puede vender un mismo número de discos un artista joven en el comienzo de su carrera que otro que lleva toda la vida, eso en España no ocurre y dice mucho también. Espero que allí no se acabe con la capacidad de estar siempre vivos y emocionarse a flor de piel, de tener la música en las calles, pese a las ocupaciones de criminales como Trump que están manchando el mundo; eso en España se ha perdido. En Colombia estábamos comiendo en un restaurante y de repente 15 camareros y camareras se pusieron a cantar y hacer una coreografía de ‘Me quedaré solo”. Nos encantó.

 

J.- Esperemos que esas emociones se trasladen a la presentación del disco que
M.- Efectivamente, ahora mismo estamos en Valladolid y nuestra presentación será el 22 de marzo en la sala Joy Eslava de Madrid. No estamos tan lejos por lo que invitamos a todos a que asistan. Vamos a cantar con amigos, invitados y tendremos un montón de sorpresas para ese día. Allí podrán conseguir con el disco físico, porque nos lo pide mucha gente. A mí era lo que me gustaba cuando compraba un disco, es algo que se ha perdido con internet, pero tiene otras cosas muy buenas. Queremos que vengan porque va a ser una presentación muy bonita, no podemos decir nombres, pero van a estar muchos amigos y gente conocida por todo el mundo.

 

J.- Vais a recorrer España después y queréis salir fuera. ¿Vendréis por Valladolid o Castilla y León?
M.- Hemos tocado por aquí el año pasado y la reacción del público fue brutal. A toda la gente que nos lee queremos que nos sigan en las redes sociales porque publicamos cada paso que damos y les tenemos informados sobre los conciertos, la gira, dónde vamos a estar… Tenemos todo publicado con mucho tiempo de antelación para que la gente pueda coger las entradas, hacer cambios en el trabajo para poder ir… etc. Tenemos un año por delante muy movido.

 

J.- ¿Próximas fechas?
C.- Vamos a estar este mes en Alicante, Huelva… 
M.- Tenemos mucho movimiento, decir todas las ciudades de golpe… Seguro que se nos escapa alguna por lo que mejor que lo comprueben a través de nuestras redes sociales, que ahí tendrán todas.

 

J-. Cristina, Marcos, muchas gracias por haber estado con nosotros y esperamos volver a veros por aquí en muy poquito tiempo.
C. y M.- Muchas gracias a vosotros.