Ocho consejos para sobrellevar la alergia en la primavera

"No obstante, en muchos casos han comenzado las molestias de rinitis o asma en el mes de enero, o continuarán después hasta el mes de octubre. Sólo la tercera parte de los alérgicos es sensible exclusivamente a los pólenes de primavera".

Las plantas más alergénicas polinizan durante la primavera por lo que, en cierta medida, sí se puede hablar de una alergia característica durante la primavera. En concreto, los meses de abril a junio suponen la reactivación de sus síntomas para el 80% de los alérgicos.

 

"No obstante, en muchos casos han comenzado las molestias de rinitis o asma en el mes de enero, o continuarán después hasta el mes de octubre. Sólo la tercera parte de los alérgicos es sensible exclusivamente a los pólenes de primavera", advierte en una entrevista con Infosalus el doctor Francisco Feo Brito, miembro del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

 

El también jefe de la sección de Alergia del Hospital de Ciudad Real explica que durante esta época son muy frecuentes las reacciones alérgicas frente a las gramíneas, los pólenes más universales y más alergénicos.

 

"Están presentes en todas las zonas, y son marcadores de riesgo en la alergia a pólenes. La intensa respuesta inflamatoria nasal y bronquial que producen favorece que otros pólenes afecten con mayor facilidad a los alérgicos. De esta manera, el polen de olivo en los meses de mayo-junio, o las amarantáceas en verano, aumentan su repercusión clínica en años con alta polinización de gramíneas", advierte el especialista.

 

LOS SÍNTOMAS Y PRINCIPALES CONSEJOS

 

Así, para poder distinguir si padeces alergia, el alergólogo resalta que esta alergia estacional presenta una serie de síntomas característicos y de intensidad "muy variable", según la concentración de pólenes.

 

Por ello, el alergólogo y miembro de la SEAIC aconseja:

 

1. Estar informado de las concentraciones de pólenes en su ciudad. Según informa, se pueden conocer las fechas de riesgo a través de la 'app' 'Polen Control'.

 

2. Si va a realizar un viaje, consulte antes las concentraciones en su destino. Las plantas no polinizan en la misma época en toda España. Como norma general puede haber un desajuste de 4-6 semanas entre el sur, centro y norte peninsular.

 

3. Los días de elevada concentración hay que evitar estancias al aire libre, en el campo, parques o jardines. Una menor exposición supone menor inhalación de pólenes.

 

4. Evitar la práctica deportes al aire libre. La práctica de deportes aumenta la cantidad de aire inhalado y por tanto la de pólenes.

 

5. Es recomendable el uso de gafas de sol. Le va a prevenir del efecto directo del polen en la conjuntiva, y por tanto de los síntomas oculares.

 

6. Si viaja en coche debe hacerlo con las ventanillas subidas. El estrecho contacto con el aire aumentará su contacto con el polen.

 

7. Realice el tratamiento sintomático cuando presente molestias. Le permitirá la mejoría en un plazo corto de tiempo.

 

8. Si las molestias son persistentes, el tratamiento de mantenimiento resulta imprescindible. El tratamiento diario, básicamente en forma de corticoides inhalados nasales o bronquiales, mejora la inflamación y protege de nuevas agudizaciones.