Miles de empresas de Castilla y León estrenan el registro de jornada entre incógnitas y bajo el miedo a las multas

Miles de empresas de Castilla y León tendrán que ingeniárselas desde hoy para llevar el registro de jornada de sus trabajadores, "una carga más para las pymes" que pillará a muchas 'fuera de juego'.

Las empresas de Castilla y León que hoy abran sus puertas para una jornada laboral de sus trabajadores van a hacerlo bajo la duda de si están cumpliendo bien con un nuevo requisito de la legislación, el registro de la jornada. Miles de trabajadores de la Comunidad, y sus empresas, están sujetos desde hoy a una obligación que no se ha explicado lo suficiente y que, a ciencia cierta, pocos saben cómo cumplir por la improvisación para anunciarla y las prisas por ponerla en marcha. Tanto, que fuentes empresariales asumen que si las hubiera, habría una cascada de sanciones porque muchas empresas están "fuera de juego".

 

Puede que, a pesar de todo, lo mejor es que la mayoría de las empresas tendrán hoy resuelto el asunto, dicen en la patronal de Salamanca, Confaes. "Si lo tienen bien resuelto es otro cantar", añaden fuentes patronales. Y es que el principal problema es que se trata de una normativa que nadie sabe como cumplir, y eso es grave. La norma ha generado revuelo en la patronal, en asesorías y profesionales de la gestión laboral e incluso en el Ministerio de Trabajo. El organismo impulsor de la medida tuvo que explicar el pasado viernes las claves para cumplir el registro de la jornada, y ha anunciado una guía para este lunes, 24 horas después de la entrada en vigor. Antes, ya tuvo que tranquilizar a las empresas anunciando una moratoria en las multas y que la inspección de Trabajo dará tregua.

 

Quien ha lanzado la normativa no sabe muy bien cómo va a funcionar, así que al resto de los afectados les pasará lo mismo o estarán todavía más perdidos

 

Esto significa que quien ha lanzado la normativa no sabe muy bien cómo va a funcionar, así que es de suponer que al resto de los afectados les pasará lo mismo o estarán todavía más perdidos. Según el secretario general de Cecale, David Esteban, en las últimas semanas muchas empresas se han dirigido a la patronal regional y sus asociaciones busando respuestas y para saber si sirven aquellos sistemas que ya tienen las empresas que los habían implantado.

 

"Se ha hecho una ley sin tener en cuenta el tamaño ni el sector", aseguran desde Cecale

 

El problema es que el registro de la jornada laboral no es sencillo. Descontando los de la administración, que ya controla el cumplimiento del horario, y algunas grandes empresas ( ya es obligatorio para las jornadas parciales), no hay muchas que estén familiarizadas con el control de jornada. Pero el tejido empresarial de Castilla y León, como el español, con un 80-90% de pymes y muchos autónomos al frente de negocios ha sido ajeno a estos sistemas. "Se ha hecho una ley sin tener en cuenta el tamaño ni el sector", asegura Esteban y es "una carga más para las pymes".

 

Para muchos implicará un trámite engorroso más, que requiere de una inversión adicional o que, directamente, es imposible de cumplir. Muchos tendrán que "echarle imaginación" para que comerciales, conductores internacionales o personas que desarrollan toda su jornada fuera de un centro de trabajo estándar puedan firmar una hoja de registro. "¿Qué pasa con las empresas que tienen teletrabajadores? ¿Y el registro de personal comercial? Esta norma carece de pautas concretas", aseguran desde Cecale.

 

Las dudas han sido tales que ni siquiera se ha podido abrir la vía prevista en la normativa. Según el decreto aprobado en su día, el registro se debe acordar en el seno de la negociación colectiva y las empresas que demuestren haber iniciado su incorporación, estarían libres de sanciones; si no tienen representantes sindicales, bastaría un acuerdo empresarial con los trabajadores.

 

 

A salvo de las sanciones... por ahora

 

En la mayoría de casos, no se han iniciado esos contactos porque hay dudas de que se pueda abrir una ronda de un instrumento tan importante como la negociación colectiva para esto. El principal problema es que ni sindicatos ni patronal saben lo que se está exigiendo para dar por cumplido el registro. "En todas las empresas habrá que sentarse a negociar el sistema de control que se aplica", aseguran desde Cecale. En todo caso, sí se ha hecho a nivel nacional en un convenio, el de Construcción, que está a salvo de multas.

 

Pero, ¿están todas las empresas a salvo de las saciones? La ministra de Trabajo en funciones, Magdalena Valerio, ha llamado a las empresas a cumplir "sin agobios" pero "con seriedad" el decreto ley. Y el Ministerio se apresuró el viernes a aclarar que la Inspección actuará desde el día 13 "con cabeza, mesura y sentido común". "Estamos muy a la expectativa de cómo actúen las inspecciones de trabajo", reconocen desde Cecale que creen que la aplicación final en los convenios y su funcionamiento a futuro determinarán cómo resulta esta nueva obligación.

Noticias relacionadas