Más de medio millar de personas participa en las actividades de las V Jornadas Culturales de Aguilar

Visitar los rincones "más ocultos o desconocidos" del monasterio de Santa María la Real, es otra de las propuestas que "han enganchado" al público.

Más de medio millar de personas ha participado en las visitas nocturnas, teatralizadas, talleres y rutas guiadas en el marco de las V Jornadas Culturales de Verano, organizadas desde el 'Centro Expositivo Rom' en Agilar de Campoo (Palencia) que han terminado este domingo.

 

En estas jornadas, que han finalizado tras seis semanas de actividad, se han llevado a cabo trece propuestas diferentes, orientadas a que el visitante descubra el territorio conocido como 'País Románico', a caballo entre Burgos, Palencia y Cantabria, según ha informado la Fundación Santa María la Real en un comunicado.

 

El medio millar de personas que ha participado en las actividades desarrolladas a lo largo de los meses de julio y agosto "demuestra que la fórmula funciona" ha explicado el coordinador del Centro Expositivo Rom, César del Valle, quien ha añadido que este año la ruta que mejor acogida ha tenido ha sido la denominada 'Crepúsculo románico', un recorrido por templos del entorno al atardecer que ha resultado "especialmente atractivo" para los turistas, ha comenta del Valle.

 

Visitar los rincones "más ocultos o desconocidos" del monasterio de Santa María la Real, es otra de las propuestas que "han enganchado" al público, así como la ruta por el castillo de Aguilar de Campoo (Palencia) en la que, "sorprendentemente", dice el coordinador del Rom, han participado muchos vecinos de la villa galletera, que "con esta visita aprenden a ver e interpretar su patrimonio de forma directa".

 

Además, la aparición en diferentes medios de la ruta por el románico erótico de Cantabria, ha sido "un puntal más" para este recorrido "ya de por sí atractivo", puesto que según ha apuntado del Valle "a la gente no dejan de sorprenderle" este tipo de representaciones "tan explícitas" en capiteles y canecillos románicos.

 

El verano también ha brindado la posibilidad de "rastrear las huellas de la Guerra Civil" en algunos templos románicos, así como de conocer "cómo era el día a día" de los monjes premostratenses que habitaron el monasterio de Santa María la Real, de viajar al "pasado hidalgo" de Aguilar de Campoo, reflejado en escudos y blasones, o de recorrer iglesias y eremitorios rupestres.