Más de 600 autónomos de Palencia se echan a la calle para pedir "más PCR y menos cierres"
Cyl dots mini

Más de 600 autónomos de Palencia se echan a la calle para pedir "más PCR y menos cierres"

Manifestación de autónomos en Palencia. ICAL

Han alzado la voz ante la situación actual y para reclamar ayudas directas a las administraciones

Javier, Ana, Roberto o Rebeca son cuatro de los 13.000 autónomos palentinos que están afectados por la crisis sanitaria y social del COVID-19 y por las consiguientes restricciones y cierres decretados por las autoridades. Cuatro autónomos que se han sumado en la mañana de este lunes a las más de 600 personas y 70 vehículos, según la Policía Nacional, que han recorrido las calles palentinas para alzar su voz y pedir a las administraciones ayudas directas y poder trabajar de nuevo.

 

"Queremos trabajar, no mendigar". Consigna que se repetía por diversas calles de la capital, al igual que la petición de la puesta en marcha de pruebas masivas de PCR para evitar restricciones. Son necesarias "ayudas directas y no más ICO, que los espacios públicos se cedan para que los gimnasios puedan trabajar, la eliminación de impuestos, descuentos en alquileres o la puesta en marcha de un bono social que se reinvierta en las empresas y negocios palentinos". Esas son algunas, entre otras, de las reivindicaciones que trasladó a la Agencia Ical Ernesto, uno de los integrantes de la Asociación Fuerza Autónomos Unidos de Palencia.

 

La falta de trabajo y de ingresos es lo más importante. "Hay gente que no llega y otra que está cerrando". Una problemática que ha producido la unión de todos los sectores para que nos dejen trabajar, añadió. De igual manera se posicionó Rebeca, la voz encargada de leer el manifiesto reivindicativo en la plaza Mayor. 

 

"No tengo negocio, soy trabajadora, pero sin los autónomos no tendría sustento". La joven se dedica al mundo de la animación y a los eventos en general, quien reconoce que el sector "está muy parado y muy flojo". Protesta por la situación actual, ya que "es necesario la implementación de ayudas directas, en un tema que afecta a todos los trabajadores", apuntó. 

 

La situación "está complicada, dado que las ayudas actuales no son suficientes y mirar para otro lado no vale". Rotunda contestación de un autónomo con varias tiendas en capital y provincia. Trasladó que "hay otros medios para no cerrar. No se pueden olvidar de nosotros". Y es que, los autónomos son generadores de empleo, con 13.000 autónomos en Palencia, de los que dependen otros 20.000 trabajadores más.

 

"Estamos cerrados, pero seguimos pagando impuestos. Si no hay ingresos, no hay impuestos". Por ello, comentó que  "se cree que hay otras formar de dinamizar los sectores, en vez de realizar obras, se debería de priorizar con lo que realmente es importante, que es ayudar a las personas que lo están pasando mal". Es decir, "no tanto hablar, pero más hacer".

 

Parálisis de la economía

"Es importante acompañar cualquier manifestación de autónomos, porque yo lo soy y los representamos, independientemente de cualquier significación política". El presidente de ATA Castilla y León, Domiciano Curiel, aseguró a Ical que el panorama actual "es complejo y muy difícil".

 

La pérdida es "brutal, dado que los ICO se han ido acabando, sin olvidar que cada vez es más complicado acceder". Aun así, se requieren "ayudas directas, no endeudarse más". Y es que, 100.000 autónomos en Castilla y León están facturando por debajo del 60 por ciento, lo que provoca "la entrada directa en pérdidas". Por ello, es necesario que las instituciones rebajen esa tasa para poder acceder a una prestación de cese de actividad, de un 75 a un 50 por ciento, destacó.

 

Ante las voces que piden no pagar la cuota de autónomos, Curiel subrayó que "hay un problema, al desligar derechos, porque da cobertura social". No obstante, es partidario de una "exoneración de cuotas, si está la actividad cerrada o con grandes pérdidas, más que una bajada de las mismas".

 

Desde su perspectiva personal con un negocio textil, dejó claro que "existe una parálisis económica en Palencia y no hay ganas de consumo, dado que la gente tiene mucho miedo". Hay actividades que están funcionando un poco mejor, como reformas del hogar, textil para las casas o electrodomésticos, "al estar más tiempo en los domicilios, pero el resto de movimiento hacia la calle no". Sin olvidar el aplazamiento de eventos y celebraciones, con "unos primeros meses de 2021 catastróficos", apostilló Curiel.