Los vinos de Toro superan los 9 millones de botellas vendidas este año con el tirón de los reserva

Las ventas de vinos de la DO Toro han aumentado un 12,07% en lo que va de año, con especial protagonismo de jóvenes y tintos robles, pero la venta de reservas ha subido un 50%. La vendimia de este año, corta por lo escasa.

La comercialización de los vinos de la Denominación de Origen Toro continúa con una tendencia al alza, segúnlos datos recogidos a 30 de septiembre ya que se ha registrado un aumento global de las ventas del 12,07 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior. En los nueve primeros meses de este año se han vendido 9.030.000 botellas con la tirilla expedida por al Consejo Regulador de Toro, en su mayoría correspondientes a los vinos calificados como tintos jóvenes y tintos robles, según los datos facilitado por este organismo.

 

Estas categorías - que desde el presente ejercicio se computan de forma separada- suponen 7.385.000 botellas, frente a las 632.500 botellas de 2016, esto es, un 13,57 por ciento más. La venta de los vinos calificados como Reserva ha aumentado el 50 por ciento, y aquellos Gran Reserva también han experimentado una tendencia al alza, aunque la cuantía total de estos vinos con respecto al global no es representativa. Sin embargo, se espera que en el último trimestre del año las ventas de los vinos de largo envejecimiento aumenten, ya que es la época de mayor consumo de este tipo de elaboraciones.

 

Por otro lado, la vendimia en la Denominación de Origen Toro está durando menos de lo esperado, debido a la corta producción de esta cosecha que, en la actualidad, y con ocho bodegas abiertas, alcanza los 15,5 millones de kilos. La razón de la "escasa" cosecha no es otra que la "extrema sequía" que se registra desde principios de año, así como las heladas tardías que afectaron a ciertas áreas de la Denominación de Origen.

 

Según el presidente de la D.O. Toro, Felipe Nalda, "la uva es de una calidad sanitaria excelente", sin embargo, "las acideces tenderán a ser algo más bajas de lo habitual" por lo que será necesario controlar el PH para obtener vinos "bien equilibrados, frescos y adecuados a los gustos actuales".