Los regantes de Palencia denuncian el "desamparo" con la Confederación Hidrográfica del Duero
Cyl dots mini

Los regantes de Palencia denuncian el "desamparo" con la Confederación Hidrográfica del Duero

La comunidad de regantes de Palencia no descarta llevar a cabo medidas de presión, ya sean movilizaciones o la negativa a abonar cánones y tarifas, frente a la actual situación de desinterés y falta de colaboración.

Las comunidades de regantes de Palencia, que gestionan una superficie de 62.000 hectáreas pertenecientes a los sistemas Carrión y Pisuerga, lamentan las dificultades de comunicación existentes a diario con la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), agravadas en los últimos meses a consecuencia de la pandemia. A su vez, han manifestado su inquietud por los sucesivos retrasos en la modernización de regadíos proyectada en Palencia.

Los regantes se encuentran en una situación de “desamparo” frente al organismo de cuenca por la falta de un diálogo fluido con los usuarios; algo que resulta incomprensible en un momento en el que las administraciones públicas apuestan por la transparencia, la cercanía al ciudadano y la reducción de burocracia para simplificar los trámites habituales.

Las comunidades palentinas han afirmado que creen que la CHD no presta un servicio público a los regantes con la diligencia y la eficacia mínima exigible, ya que la tramitación de los expedientes se demora durante meses hasta plazos insospechados, para desesperación de los usuarios, e incluso existen serios problemas de comunicación con la mayoría de los técnicos, ya sea por teléfono o correo electrónico.

Demoras en los trámites

Las demoras afectan a convenios, encomiendas de gestión, modificación de concesiones y aspectos internos de funcionamiento de las comunidades, así como a la convocatoria de las reuniones periódicas entre los distintos usuarios de los sistemas Carrión y Pisuerga para ajustar la distribución de consumos hídricos.

Otro asunto que genera honda preocupación entre los regantes del sistema Carrión, por su naturaleza deficitaria, es la falta de avances del proyecto de ejecución de las balsas en la zona de La Cueza, para asegurar así una mayor aportación de recursos, compromiso recogido en el Plan Hidrológico de Cuenca vigente, y del que no se tiene noticia desde hace años.

Por este motivo, las comunidades de regantes solicitan que se valore la realización de estas obras dentro del Plan de Reconstrucción, Recuperación y Resiliencia de la Unión Europea, como justa compensación al esfuerzo por lograr una mayor eficiencia en el uso de agua, en consumos energéticos y en los propios rendimientos de los cultivos, campaña tras campaña, fruto de una mayor concienciación ante el cambio climático.

Finalmente, a tenor de la reiterada marginación por parte de la CHD que citan padecer los regantes palentinos, en consonancia con el malestar mostrado en el mismo sentido por Ferduero, admiten que no descartan llevar a cabo medidas de presión, ya sean movilizaciones o la negativa a abonar cánones y tarifas, porque la actual situación es "inadmisible por el desinterés y la falta de colaboración".