Los árboles urbanos viven rápido y mueren jóvenes en comparación con los del mundo rural

Plantación urbana de 'arbolitos'

Los árboles urbanos crecen más rápidamente, pero mueren más rápido que los árboles rurales, lo que genera una pérdida neta de almacenamiento de carbono en los árboles de la calle, según un estudio publicado este miércoles en la revista de acceso abierto 'PLOS ONE' de Ian Smith.

Los hallazgos sugieren que las iniciativas de plantación por sí solas pueden no ser suficientes para mantener o mejorar la cobertura del dosel y la biomasa debido a la demografía única de los ecosistemas urbanos.

 

Los municipios están adoptando iniciativas ecológicas como una estrategia clave para mejorar la sostenibilidad urbana y combatir los impactos ambientales de la urbanización expansiva. Muchas iniciativas ecológicas incluyen objetivos para aumentar la cobertura del dosel urbano a través de la plantación de árboles, pero nuestra comprensión de la dinámica de los ecosistemas de las calles y árboles es limitada, y nuestra comprensión de la estructura y función de la vegetación basada en bosques intactos y rurales puede no aplicarse bien a los ecosistemas urbanos.

 

Para abordar esta brecha en el conocimiento, Smith y sus colegas estimaron el crecimiento específico del tamaño, la mortalidad y las tasas de plantación en los árboles bajo control municipal, y utilizaron un modelo para pronosticar cambios a corto plazo en las reservas de carbono sobre el suelo de la calle en varios escenarios de plantación y manejo y compararon sus hallazgos con los de los sistemas rurales y forestales.

 

Los investigadores descubrieron tasas aceleradas de ciclos de carbono en árboles de la calle, con tasas de crecimiento de diámetro medio casi cuatro veces más rápidas en la ciudad de Boston, que se encuentra cerca del bosque en el área rural de Massachusetts. A pesar del mayor crecimiento de los árboles urbanos, las altas pérdidas de mortalidad provocan una pérdida neta de almacenamiento de carbono en los árboles de la calle a lo largo del tiempo: las tasas de mortalidad promedio son más del doble que las de los bosques rurales.

 

Los hallazgos sugieren que las iniciativas para ayudar a establecer y preservar la salud de los árboles son fundamentales para aumentar la cobertura del dosel de las calles y para mantener e incrementar el almacenamiento de carbono en la vegetación. Según los autores, las combinaciones estratégicas de plantación y mantenimiento maximizarán la viabilidad de iniciativas ecológicas como una herramienta eficaz para mitigar el clima.

 

Smith agrega: "Las ciudades están a la vanguardia de la implementación de políticas de mitigación del clima, incluida la ecologización urbana, para combatir el aumento de las temperaturas y las concentraciones de CO2 en la atmósfera. Descubrimos que las iniciativas de plantación de árboles por sí solas pueden no ser suficientes para mantener las marquesinas urbanas en ciudades más antiguas como Boston".

 

Y concluye: "Debido a la estructura de edad y tamaño del dosel existente, los esfuerzos para ayudar a establecer y preservar la salud de los árboles son imprescindibles para aumentar la cobertura urbana de los árboles y maximizar la amplia gama de servicios ecosistémicos proporcionados por el dosel urbano".