Lo que nunca te has atrevido a preguntar sobre tus heces

GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / RYANKING999 - Archivo

Si están demasiado deshechas o son muy claras presentan déficit de microbiota buena, hay un virus pasajero, se presenta una intolerancia o sensibilidad, hay mala digestión del estómago, o bien estrés, nervios o disgustos.

Éstas representan algunas de las preguntas que muchas veces nos hemos podido realizar sobre nuestra hora de ir al baño pero que muchos nunca buscan respuesta, puesto que se trata un tema tabú y del que puede dar vergüenza interesarse.

 

No obstante, intenta resolver más o menos todas ellas, en una entrevista, la dietista integrativa formada en la Harvard Medical School Neus Elcacho, quien acaba de publicar 'La dieta de las emociones' (Libros Cúpula), un libro o guía sobre cómo encontrar el equilibrio emocional con la alimentación, y en el que dedica un apartado a este asunto.

 

Así, la también coach nutricional explica que unas "heces perfectas" tienen "forma de butifarra", de unos 10 a 15 centímetros de largo, y 2-3 centímetros de grosor, son blandas, pero no se enganchan en las paredes, ni tampoco flotan. "No son ni muy claras, ni muy oscuras. No contienen sangre, ni mucosidad. Salen entre una y tres veces al día", precisa.

 

Según indica, si están demasiado deshechas o son muy claras presentan déficit de microbiota buena, hay un virus pasajero, se presenta una intolerancia o sensibilidad, hay mala digestión del estómago, o bien estrés, nervios o disgustos, además de un exceso de alimentos procesados o de inflamación o exceso de gases.

 

¿Y si son demasiado duras (en forma de bolitas o conglomerados), o no voy al baño cada día, o son muy oscuras? Elcacho lo tiene claro: "Hay falta de fibra. Exceso de proteína animal, de lácteos o cereales refinados (arroz, pasta o pan blanco, por ejemplo), exceso de fibra con una falta de bacterias, estrés, o poco movimiento peristáltico asociado al sedentarismo. Falta de hidratación o se presentan unos intestinos largos o demasiado enredados".

 

¿Qué pasa si las heces flotan? La experta dice que puede pasar cuando contienen demasiado gas, en concreto metano, que se relaciona con una menor producción de serotonina. "Las personas a quienes les pase pueden dormir mal, tener dolores recurrentes o tendencia a la depresión, precisa. Otro motivo dice que es el exceso de estrógenos o de grasa mal digerida.

 

Sobre la mejor postura para ir al baño, la experta en nutrición señala que a nivel físico hay que intentar tener los pies más elevados del suelo, ya que nos ayuda a que haya una mejor salida. Eso sí, advierte de que si hay poca flora, o hay un déficit de grasas o de hidratación, o no hay suficiente motilidad por sedentarismo, es la peor posición para ir al wc.



INDICATIVOS DE ENFERMEDAD EN LAS HECES

Por otro lado, preguntada sobre los signos que pueden presentar las heces y llevar a una persona a pensar que puede tener alguna enfermedad, Elcacho apunta en primer lugar al estreñimiento (no ir al baño cada día y que las heces sean duras).

 

"Hay hasta 7 metros de intestinos, y hay que eliminar una cantidad de componentes. Si se quedan van fermentando y se genera un gas que irrita la mucosa, además de la pared del intestino, que es muy débil, y estamos a nada de que entren toxinas al torrente sanguíneo; con lo que eso significa", precisa.

 

A su vez, recuerda que el estreñimiento crónico se relaciona con el cáncer de colon por ejemplo. O esa mucosa toxica irritada e inflamada alerta de que también puede dar lugar a problemas hepáticos, dolores de cabeza, ya la larga puede generar muchas problemáticas, como que no se asuma bien la vitamina D, muy relacionada con las hormonas.

 

En caso de estreñimiento, la dietista recomienda no sólo tomar probióticos, sino una o dos cucharadas de gel de aloe vera comestible (que ayuda a lubricar las heces y a limpiar los intestinos sin laxar) o carbonato de magnesio en polvo (que ayuda a compactar las heces), y también moverse más, hidratarse más y relajarse.

 

En el caso de que se presente diarrea dice que es señal de que nuestro cuerpo quiere sacar algo porque hay un desequilibrio en la microbiota. "Todos los síntomas de excesos de gases, o de barriga hinchada, nos indican que hay inflamación de la mucosa intestinal y todos los problemas nos pueden indicar un desequilibrio de la microbiota, que mantiene una relación muy grande con los neurotransmisores", agrega.

 

Sobre el exceso de gases advierte de que no es bueno no tener gases nunca, y cree que tampoco es bueno expulsar más de diez o doce diarios, o que estos huelan. "Si huelen es síntoma de que el sistema digestivo no funciona bien", alerta.

 

Por otro lado, dice que si hay mucho gas puede haber un exceso de bacterias putrefactivas que puede ser mezcla de mala digestión a causa del estrés, de los nervios, de las prisas comiendo, de una alimentación diferente, de un exceso de líquidos (antes, durante o después de comer), de ropa muy apretada, o por ejemplo de una mala posición comiendo; a la vez que relaciona el exceso de gas con una ingesta excesiva de azúcares, de fritos y de componentes de los alimentos procesados.

 

Sobre el color, la dietista reseña que si hay mucha ingesta de proteína animal, serán más duras y de color marrón fuerte, mientras que si la dieta es más vegetariana serán más blandas y de un color marrón más claro. "No deberían ser ni rojas, ni verdes, ni blancas, ni negras de forma continua. Estos colores podrían ser indicativo de diferentes patologías", precisa Elcacho.

 

Finalmente, si las heces presentan sangre o mucosidad señala que la sangre puede indicar una herida o una úlcera, hemorroides, diverticulitis o pólipos. En el caso de que se presente mucosidad sostiene que seguramente es porque la mucosa está tan dañada que se va desprendiendo y va saliendo. "Hay que ir al médico, hacer pruebas y regenerar y desinflamar la mucosa intestinal", sentencia.