Lo que le pedirá Ciudadanos a Mañueco: 155, impuesto de sucesiones y acabar con 'chiringuitos' y enchufismos

Ciudadanos se presenta a su pimer encuentro con el PP con un decálogo de mínimos: quien no lo acepte, no negocia. Después vendrán las peticiones concretas para formar gobierno.

Ciudadanos y PP se ven las caras este miércoles para empezar la ronda de negociaciones que, según ha fijado el partido 'naranja' da prioridad a los populares a la hora de empezar a hablar de la formación de gobiernos. En el caso de Castilla y León, Francisco Igea y Alfonso Fernández Mañueco, y sus respectivos equipos de negociación, se ven las caras cuando la ejecutiva de Cs ha fijado ya las pautas para encauzar las conversaciones. Será en las Cortes a mediodía.

 

Ciudadanos ha dejado claro en sus líneas programáticas que quiere hablar de regeneración, de apoyo a las familias, de educacion 0-3 años, de bajada de impuestos, de ayudar a los autónomos, de eliminar 'chiringuitos' y aforamientos, de lucha contra la corrupción... Cuestiones muy genéricas que bien podrían cumplir tanto el PP como el PSOE cuando se produzca la correspondiente ronda de contactos. Pero, ¿qué es exactamente lo que pide Ciudadanos?

 

El partido ha distribuido un decálogo en el que concreta un poco más las exigencias para este 2019, que se puede consultar en esta información. Además, sirve de referencia otro decálogo de medidas anunciado por Rivera, 'Mis diez compromisos con España', que desarrollan muchas de las líneas fijadas ahora. Pero según ha podido saber TRIBUNA es solo un documento de mínimos (como ya hicieron hace cuatro años), la condición sine qua non para sentarse siquiera: si no se acepta, no hay encuentro. Después vendrá la negociación 'de verdad' sobre la formación de gobierno y las atribuciones, ya que Cs quiere papel ejecutivo.

 

Dentro de esos mínimos, Ciudadanos plantea la aplicación del 155, las bajadas de impuestos a nivel autonómico y que no haya “ni un paso atrás” en las medidas contra la “violencia machista” como varios de sus requisitos. Más en concreto, parte de la “unidad de España” y el “Estado de las Autonomías”, “hacer frente al separatismo”, “incluida la aplicación del artículo 155 en Cataluña".

 

Menciona la eliminación del Impuesto de Sucesiones en las herencias y de donaciones entre parientes directos, de competencia autonómica; ampliar beneficios a familias numerosas o monoparentales; ampliar el número de plazas en Educación Infantil y aulas de 0 a 3 y tender a su gratuidad; extender la tarifa plana de los autónomos, que las administraciones paguen en 30 días máximo o avanzar en una administración digital; pide eliminar los aforamientos, el cese automático de cargos imputados por corrupción y una ley que proteja a quienes denuncien casos de corrupción; una ley de despolitización de los cargos públicos, reducir al máximo los cargos 'a dedo', cerrar los 'chiringuitos' públicos y las fundaciones o entidades públicas ineficientes; también exigirá una tarjeta sanitaria única y acabar con los nombramientos 'a dedo' en la gestión sanitaria; una selectividad única en España, gratuidad de los libros de texto, transparencia en los trabajos universitarios o acabar con la endogamia en las universidades; negociar una nueva financiación de las autonomías; y la lucha contra la violencia machista apoyando el pacto nacional.

 

 

¿Condiciones poco exigentes?

 

En algunos casos, el decálogo de este 2019 conserva peticiones que ya aparecían en el primer pacto de gobernabilidad que Cs y PP firmaron hace cuatro años para que Juan Vicente Herrera lograra el voto a favor que le faltaba para volver a ser presidente de la Junta. Este decálogo de 2019 no parece más exigente que aquel, ya que algunas de las medidas que pone Cs sobre la mesa para dar su firma las ha prometido el propio candidato del PP, como el apoyo a las familias o la eliminación del impuesto de sucesiones.

 

Así, aquel acuerdo incluía que los imputados por corrupción abandonaran los cargos públicos y de partido y que sus candidatos sean elegidos mediante un proceso de primarias. Y también hay cuestiones que se han tratado durante toda la legislatura y que se han resuelto, como una ley que proteja a quienes denuncien casos de corrupción; la tarjeta sanitaria única, en la que se han hecho avances con acuerdos de Sacyl con otras comunidades; o que están en el debate público como la financiación autonómica

Noticias relacionadas

Documentos relacionados