Las ofertas de turismo familiar en Palencia: Avistar bisontes, seguir la huella de osos pardos o escuchar la berrea
Cyl dots mini

Las ofertas de turismo familiar en Palencia: Avistar bisontes, seguir la huella de osos pardos o escuchar la berrea

Son algunas de las propuestas de la Diputación palentina que se completa con otras posibilidades que ofrece la provincia como es el mejor arte románico, la historia, la cultura, las tradiciones de las comarcas mineras y de una gastronomía "excepcional"

La Diputación de Palencia propone cuatro rutas en familia para los fines de semana con la posibilidad de disfrutar del patrimonio natural "más vivo" de la provincia palentina como es poder escuchar "el mágico y sobrecogedor sonido de la berrea" del ciervo en el Parque Natural Montaña Palentina; descubrir las huellas frescas de osos pardos, jabalíes y venados en la Senda del Oso en Cervera; disfrutar de la exhibición de de aves migratorias en el humedal de la Laguna de la Nava o reencontrarse con imponentes animales míticos como el Bisonte Europeo o el Caballo Przewalski en la Reserva de San Cebrián de Mudá.

 

Son algunas de las propuestas de la Diputación palentina que se completa con otras posibilidades que ofrece la provincia como es el mejor arte románico, la historia, la cultura, las tradiciones de las
comarcas mineras y de una gastronomía "excepcional", además de que para conocer de una forma más didáctica la fauna de la Montaña Palentina, existen centros de interpretación como el de la Trucha de Velilla del Río Carrión o el Cangrejo de Herrera de Pisuerga.

 

En San Cebrián de Mudá se encuentra la Reserva del Bisonte Europeo, en un robledal y praderas donde pastan 16 bisontes europeos que conviven con dos caballos Przewalski, única subespecie salvaje de caballo que existe en la actualidad. Quien visite esta reserva tendrá la posibilidad de ver los bisontes, pero nunca la certeza y la ruta se puede hacer de diversas manera, pero siempre con guía especializado y se puede optar por bici, a caballo, a pie o en calesa.

 

Otra alternativa es, al comienzo del otoño, disfrutar de la berrea en la Montaña Palentina, que se ha convertido en un lugar privilegiado para disfrutar de este curioso ritual animal. El turista tiene dos posibilidades para realizar esta actividad a través de las rutas organizadas por alguna de las empresas que tienen autorización para transitar en coche por el parque o hacerlo por libre.

 

La Senda del Gigante del Valle Estrecho o el mirador del alto de la Varga, próximos a Santibáñez de Resoba, o la Senda de la Tejada de Tosande, muy cerca de la localidad de Dehesa de Montejo, son los mejores puntos para dicha observación.

 

LA SENDA DEL OSO

 

A la salida de Cervera de Pisuerga por la C-627 se encuentra señalizada la Senda Peña del Oso, un recorrido de unos 12 kilómetros, de trayecto circular y unas cuatro horas de duración, que introduce a los senderistas en el hábitat natural del oso pardo. Un entorno natural que se ha convertido en el refugio ideal no sólo del oso pardo, sino también del lobo ibérico, el jabalí, la nutria, el gato montés, el águila real, el alimoche o el búho real.

 

Arbejal, Polentinos, el pico del Curavacas, La Requejada o Peñas Negras son algunos de los puntos más importantes por los que discurre esta ruta de montaña en la que conviven en libertad más de una treintena de animales. La Casa del Parque, ubicada en la calle El Plantío de Cervera de Pisuerga, es parada obligatoria para solicitar información y concertar visitas guiadas para disfrutar de primera mano de la ruta por el hogar del oso pardo.

 

Otra propuesta pasa por la laguna de La Nava donde más de 4.000 aves, entre gansos, ánades, cigüeñas blancas, avutardas, cercetas comunes y patos silbones, pueblan actualmente este humedal ubicado en Fuentes de Nava. La Laguna de la Nava, denominada en el pasado como 'Mar de Campos', tiene una extensión de 420 hectáreas, está considerada como uno de los humedales más importantes de la Comunidad.

 

Lo ideal es comenzar la visita en el Centro de Visitantes de la Laguna de La Nava donde se podrá obtener información sobre las especies de aves presentes en la laguna, en el momento de la visita, y consejos prácticos sobre cómo realizar el recorrido. Uno de los mayores atractivos lo constituye la cámara de vídeo situada en el centro de la laguna conectada al Centro de Visitantes, nos permite ver en tiempo real en varios monitores de televisión una parte del interior de la laguna y sus aves.

 

Una vez se llega al humedal se puede seguir varias rutas, todas ellas a pie, que recorren los diferentes puntos de observación existentes en la Laguna: Corralillos; La Colada; El Prado; Cantarranas o La Cogolla.