Las medidas para la Semana Santa: cuándo y quién podrá viajar y qué se podrá hacer
Cyl dots mini

Las medidas para la Semana Santa: cuándo y quién podrá viajar y qué se podrá hacer

El escenario para la Semana Santa toma forma con una 'ventana' para desplazarse y la recomendación de evitar viajes y mantener los grados de alerta y las restricciones al mayor nivel posible.

Las condiciones para afrontar la próxima Semana Santa han empezado a definirse. El Ministerio de Sanidad ha dado a conocer una propuesta que incluye un marco general para todas las comunidades y que pasa por recomendar los cierres perimetrales, limitar la movilidad y mantener toque de queda como puntos básicos. Mientras se termina de concretar y combinado con las medidas ya vigentes en Castilla y León, está es la situación.

 

Cuándo: vacaciones y una 'ventana'

La movilidad va a estar limitada toda la Semana Santa: la recomendación es no levantar los cierres perimetrales. Se pide además que se eviten los viajes innecesarios. Para organizar la movilidad en las vacaciones de Semana Santa se ha marcado una 'ventana' temporal del 26 de marzo al 9 de abril. Se hace porque esa es la fecha en la que empezaban celebraciones y procesiones (que este año no se van a celebrar) y las vacaciones escolares en muchas comunidades. En el caso de Castilla y León son del 26 de marzo al 5 de abril, pero otras comunidades las empiezan más tarde.

 

Quiénes: viajes familiares

La movilidad estará, por tanto, limitada aunque con las excepciones ya reguladas por el actual Estado de Alarma, como el "retorno al lugar de residencia habitual o familiar" o las causas de fuerza mayor. Es decir, se puede retornar a Castilla y León para ver a la familia o regresar a casa.

En un primer momento, se pidió además que los estudiantes universitarios que residan durante el curso académico en otra región o país no pudieran volver a su lugar de residencia desde el 26 de marzo hasta el 9 de abril, con motivo de la Semana Santa. La medida se desestimó por falta de acuerdo, pero era una de las propuestas hechas: en Castilla y León, con numerosas universidades, tenía importante incidencia.

 

Cómo: recomendado PCR

El Ministerio recomienda, a su vez, que en los casos sujetos a estas excepciones se realice una PCR o test de antígeno antes del viaje.

 

En qué condiciones: mismo nivel de riesgo

Sanidad recomienda no bajar el nivel de alerta" desde las dos semanas previas al inicio de Semana Santa "aunque los indicadores sean favorables". Eso supone que Castilla y León pasaría todas las vacaciones en nivel 4 y con sus restricciones correspondientes: se pasa a ese nivel el lunes 8 de marzo y no se saldria antes del 23, ya dentro de esas dos semanas de acercamiento. En resumen, la hostelería podría abrir interior al 33% y terrazas al 75%, pero sin barras; los centros comerciales podrían abrir al 33% sus zonas comunes; los centros deportivos abrirían con límite de aforo y medidas; y lo mismo para salas de juego. Esto es lo que abre el lunes y cómo.

 

Toque de queda: se mantiene

Se plantea un toque de queda de diez de la noche a seis de la mañana, que es el estándar 'nacional' y el que actualmente rige en Castilla y León.

 

Celebraciones: prohibidas

Sanidad apuesta por no celebrar eventos masivos "de cualquier índole que impliquen aglomeración o concentración de personas". En Castilla y León así se ha decidido: no habrá procesiones ni actos propios de esta época, salvo con aforos limitados.

 

Reuniones en casa: desaconsejadas

Tras la experiencia de la Navidad, se desaconseja "expresamente" la celebración de encuentros sociales en los domicilios o en otros espacios cerrados con no convivientes.

 

Reuniones: máximo 4-6 personas

Sanidad propone una restricción de la participación en reuniones a un máximo de 4-6 personas. En Castilla y León está limitado a cuatro y la Junta tiene previsto mantenterlo hasta después de Semana Santa, aunque en hostelería se pueden reunir hasta seis en terraza y mesa.

 

Residencias: visitas con precaución

Sanidad reconoce que la situación en residencias ha mejorado, pero que no todo está hecho. Por eso, “se permitirán las actividades grupales y el uso de las zonas comunes dentro del centro asegurando el cumplimiento del punto anterior y manteniendo las medidas de vigilancia contenidas en los planes de contingencia”. Castilla y León ya ha abierto las visitas y actividades apoyada en la alta imnunización y la bajada radical de casos.

 

Respecto a las visitas, salidas e ingresos, “se flexibilizará el régimen de visitas y salidas tras una valoración individualizada de cada residente y de cada centro residencial” y “la ubicación y organización de las visitas, su supervisión o no, y el número de visitantes, así como la organización y duración de las salidas, se pautará por parte de la autoridad competente garantizando siempre las medidas de prevención adecuadas”, recoge el acuerdo. De forma general no se realizará prueba de coronavirus a la salida y reingreso de residentes vacunados.