Las farmacias ponen fin a la 'barra libre' sin receta del Ibuprofeno más potente

Especialistas alertan del excesivo uso de las presentaciones más concentradas de Ibuprofeno

La implantación de controles más estrictos obliga a las farmacias a controlar la dispensación de este popular analgésico, que se ha vendido de manera generalizada sin receta en su versión de 600 mg.

El Ibuprofeno es uno de los analgésicos más populares. Lleva años entre los más vendidos (se calcula que genera 100 millones de euros al año) y no hay botiquín que no lo tenga, a pesar de que es un medicamento que no cura, sino que alivia. Eso sí, sirve para tratar dolores múltiples y esa es una de las claves de su éxito. Sin embargo, a partir de ahora no será tan fácil comprarlo, al menos, en sus presentaciones más 'potentes'.

 

Hace unos años, la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos de 2015 obligaba a vender con receta algunos medicamentos muy populares, como el  Ibuprofeno en su versión de 600 miligramos. Se ha estado despachando sin prescripción médica hasta que, hace unos meses, entró en funcionamiento un nuevo sistema para verificar los medicamentos que se dispensan en las famarcias. El nuevo protocolo es más duro, con dos tipos de dispositivos de seguridad en todos los envases, y ha obligado a las farmacias a ser más estrictos con las recetas. Las multas por hacerlo son importantes.

 

Uno de los medicamentos más afectados es precisamente el Ibuprofeno en su presentación de 600 miligramos, que requiere de receta; no así el de 400, que se puede seguir vendiendo sin ella. 

 

El Ibuprofeno más potente lleva años en el punto de mira tras una investigación para determinar los posibles riesgos cardiovasculares que puede causar su consumo en dosis altas (2.400 miligramos por día). Esa es una dosis muy elevada, y según Sanidad solo el 2% de pacientes la alcanza y están bajo vigilancia médica, pero el consumo tan extendido de la versión de 600 miligramos genera un potencial riesgo porque se ha podido comprar sin control.

 

Hace unos meses, OCU denunció que las farmacias dispensan ibuprofeno 600 mg sin receta. Para comprobarlo, la organización visitó 100 farmacias de 10 ciudades españoles, en las que solicitó una caja de ibuprofeno sin especificar la dosis, un fármaco para el que se requiere receta médica. Ante esta petición, siete de cada diez farmacias ofrecieron el de 600 mg sin preguntar nada y sin solicitar la receta.