La Reina Letizia deslumbra en Marruecos con un vestido joya de su diseñador fetiche

La reina Letizia

La Reina luce un traje joya blanco de Felipe Varela en la cena de gala de la visita e Estado.

La expectación por el viaje de los Reyes Felipe VI y la Renia Letizia a Marruecos-después de dos veces pospuesto, una por no tener gobierno en España en 2016 y la segunda por la enfermedad del rey Mohammed VI- era máxima.

 

Y no tanto por ver como acudiría la asturiana vestida sino por ver si Lalla Salma aparecería debido a la buena relación que guardan los dos países y la relación personal entre los alauitas y la Familia Real Española a nivel personal. Pero lo que era una obviedad, se ha visto corroborado... la no presencia de la esposa marroquí.

 

Ya, su no presencia durante su estancia en el hospital durante su convalecencia, hacía presagiar el distanciamiento real de la pareja. Ha sido su familia la que le ha acompañado durante esta visita de Estado, ya que Mohammed VI solo tenía como esposa a Lalla. De momento de ella ni rastro desde hace un tiempo.

 

 

Sin presencia de Lalla, el rey alauita ha querido recibir con todos los honores a Felipe y Letizia con toda su familia. Los Reyes eran recibidos en el aeropuerto por el rey, acompañado de sus cuatro hermanos y sus dos hijos: el príncipe Mulay Hassan, de 15 años, que está teniendo un papel relevante en la representación internacional del país, y la princesa Lala Khadija, de 11.

 

Mientras eran recibidos con todos los honores de Estado, aparecían en primera fila, flanqueados por las banderas, los jefes de Estado y, detrás, el príncipe heredero de Marruecos con la Reina Letizia a un lado y su tío, Mulay Rachid, al otro. Durante el recorrido, la Reina Letizia fue acompañada por la hermanas de Mohammed, Lalla Meryem, Lalla Asma y Lalla Hasna, la mujer de Mulay Rachid, Lala Oum y la hija pequeña de Lalla Salma y el monarca marroquí, Lalla Oum.

 

Para la ocasión ellas también optaron por la sobriedad: Lalla Meryem, vestida de malva empolvado, Lalla Asma, con un abrigo azul, y Lalla Hasna, de color borgoña, Lalla Oum, con traje de chaqueta y pantalón en azul celeste y Lalla Kadhija con un vestido rojo. Todas ponían rumbo al Palacio Real de Rabat. La foto oficial llegaba después con todos desde el Palacio una foto de corte familiar también como la que se produjo en 2014 aunque con diferencias ya que no aparecen los hijos de los reyes alauitas que eran muy pequeños.

 

 

Para la cena, la Reina Letizia deslumbró con un vestido blanco con sobre abrigo brocado en plateado firmado por Felipe Varela, con el que estaba soberbia. Este es el color que ya eligió en su anterior visita a Marruecos.

 

En aquella ocasión lucía una espectacular falda en plata de encaje de guipur sobre falda blanca que combinó con camisa blanca y el brazalete de Cartier. Lalla Salma también elegía el blanco con un vestido típico con hilo de seda y piedras del color esmeralda a juego con sus joyas.

 

La Reina Letizia volvió a optar por un recogido y lució los pendientes que llevó en su día la Infanta Cristina para su boda, que pertenecen a las joyas de pasar. La mujer de Felipe VI combinó su look con unas sandalias de tira en plateadas en gliter y un precioso bolso joya en plateado.

 

Por su parte, el Rey Felipe no combinó su corbata -como le suele gustar a la pareja- con el look de su mujer. Este año Felipe VI lucía una corbata en tono frambuesa, y en su anterior visita fue en verde claro.