La provincia reconoce la generosidad de Javier Cortes

Reconocimiento a Javier Cortés

La Diputación palentina rinde homenaje a Javier Cortes Álvarez de Miranda, en su tierra, en su pueblo y sobre los lugares que le acogieron en cuerpo y alma, al lado de los mosaicos y estancias de la villa romana La Olmeda en Pedrosa de la Vega.

Impulsado por la Diputación provincial el homenaje al descubridor de la villa romana La Olmeda, Javier Cortes, es un acto de agradecimiento a la persona que dejó este gran legado para la Provincia de Palencia: una la villa romana que hoy es un referente no sólo turístico, sino cultural e histórico, imprescindible para conocer el mundo romano en Hispania. El yacimiento arqueológico fue descubierto por Javier Cortes en 1968 y fue su pasión y, a partir del hallazgo de los primeros restos, la razón de su existencia; lo cedió a la Institución Provincial para la gestión de su uso en 1980.

 

La sesión de 29 de diciembre del Consejo de Ministros aprobó la concesión de la medalla a título póstumo, un reconocimiento que promovido desde la Institución Provincial con una moción aprobada en el pleno del pasado mes de octubre en la que se instaba a poner en valor la trayectoria profesional de Javier Cortes y reconocer su papel fundamental en uno de los mayores atractivos turísticos y culturales de nuestra provincia.

 

El acto central se llevaba a cabo a las 12 del mediodía en el vestíbulo de la Villa romana, en la localidad de Pedrosa de la Vega, con la presencia de la familia y de las autoridades locales, provinciales, regionales y nacionales, encabezadas por el Ministro de Educación y Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, invitadas por la presidenta de la Diputación palentina, Ángeles Armisén. Allí mismo ofrecieron unas palabras de recuerdo y se descubrió una placa conmemorativa. Y hacia las 13 horas el Museo de la Villa en la iglesia de San Pedro de Saldaña reunió de nuevo a las autoridades e invitados para renovar el homenaje a Javier Cortes y visualizar un vídeo con una entrevista que le realizaron en 2006, también en este lugar que alberga parte el tesoro arqueológico encontrado en la villa romana se descubrió una placa. La Coral Saldañesa cerraba el acto.