La Plataforma Solidaria con Palestina convoca este jueves una concentración contra la situación de Gaza

La Plataforma Solidaria con Palestina ha convocado para este jueves, 7 de agosto, a las 19 horas en el Parque del Salón de Palencia una concentración para denunciar la masacre que sufre el pueblo palestino a manos del ejército de Israel.


Esta concentración, la segunda convocada desde que se inició la operación de Destrucción y castigo a la población de la franja de Gaza, tiene como objetivo denunciar la masacre de Israel y la "complicidad internacional" con el "genocidio" del pueblo palestino, incluido el Gobierno español que, a pesar de las peticiones, no ha retirado al embajador español en Israel, ni ha exigido al Gobierno israelí ninguna responsabilidad por sus "terribles crímenes" en el territorio palestino de Gaza, según los convocantes.

 

La movilización de Palencia se suma a otras en numerosas ciudades españolas convocadas por la Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina (Rescop) ante los ataques de Israel a la franja de Gaza y que han causado ya más de 1.800 personas muertas y cerca de 7.000 heridas.

 

Plataforma Solidaria con Palestina hace un llamamiento a participar en esta protesta como forma de mostrar la "solidaridad" con las víctimas inocentes de las matanzas y para exigir que se detenga la ofensiva israelí contra Gaza.

 

También reclama a las autoridades españolas, europeas y mundiales que intervengan para detener el "genocidio" del pueblo palestino, que sufre una operación de castigo "cruel y despiadada" que "se ceba" con los más inocentes, con la población civil, las infraestructuras, hospitales, escuelas, mezquitas "e incluso contra la única central eléctrica capaz de suministrar luz, y por consiguiente agua, a la población".

 

Por último, el colectivo pide a la ciudadanía que se sume también a la campaña de "boicot, desinversiones y sanciones" contra el Estado de Israel que se lleva a cabo en todo el mundo hacia intereses israelíes, con el fin de "obligar" por la vía económica al Gobierno hebreo a respetar los derechos humanos de la población palestina y a cumplir las resoluciones de la ONU y la legalidad internacional.