La ministra de Educación niega ante 2.000 profesores de colegios católicos que la enseñanza religiosa sea un derecho

La ministra Isabel Celáa.

Celaá la  lía en un congreso de colegios católicos al negar que escoger una "enseñanza religiosa" sea un derecho constitucional. Tuvo que rectificar ante el murmullo de los asistentes.

La ministra de Educación y Formación Profesional en funciones, Isabel Celaá, ha asegurado este jueves ante 2.000 representantes de colegios católicos que "de ninguna manera se puede decir que el derecho de los padres a escoger una enseñanza religiosa o elegir centro educativo podrían ser parte de la libertad de enseñanza" que emana del artículo 27 de la Constitución, declaraciones que han provocado un sonoro murmullo entre los asistentes.

 

Celaá ha pronunciado estas palabras durante su intervención en la inauguración del decimoquinto congreso de Escuelas Católicas, que se celebra desde este jueves en Madrid, donde ha afirmado que "del concepto de libertad de enseñanza deben ser expulsados algunos contenidos que determinados autores han pretendido incluir" dentro del concepto de libertad de enseñanza de la Constitución de 1978.

 

"Esos hechos, los de elegir centro, formarán parte del haz de derechos que puedan tenerlos padres y madres en las condiciones legales que se determinen pero no son emanación estricta de la libertad reconocida del artículo 27 de la Constitución", ha dicho Celaá.

 

"No quiere decir que no haya libertad, quiere decir que no está en el artículo 27", ha precisado la ministra tras el murmullo, aludiendo al artículo de la Constitución que proclama que "todos tienen el derecho a la educación" y "se reconoce la libertad de enseñanza", así como que "la educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales".

 

Según Celaá, la Constitución "ofrece una pluralidad de contenidos sobre la proclamación de la libertad de enseñanza" y la "imposibilidad del monopolio educativo del Estado", así como una "apertura a la enseñanza a la iniciativa de particulares", aunque no el derecho de las familias a la elección de enseñanzas religiosas, "como da cuenta la sentencia del Tribunal Constitucional de 1981", ha remachado la ministra.

 

Celaá ha intervenido en el gran auditorio del Hotel Marriott de Madrid, donde se celebra el congreso de Escuelas Católicas, tras el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, y José María Alvira, el secretario general de la organización patronal que agrupa a 2.000 centros educativos católicos de toda España.