La Junta regula horario y lugares previstos para sus funcionarios que opten por el teletrabajo

Un nuevo decreto modifica esta opción, implantada por primera vez en 2011.

El Consejo de Gobierno ha aprobado la modalidad de prestación de servicios en régimen de teletrabajo en la Administración de la Comunidad de Castilla y León, con el que se da cumplimiento a uno de los compromisos contenidos en el Acuerdo Marco entre la Administración de la Comunidad de Castilla y León y las organizaciones sindicales CSI-F, UGT y CCOO.

 

La Junta de Castilla y León reguló por primera vez, en el año 2011, la prestación de servicios en régimen de teletrabajo en el Gobierno autonómico. Con ello, Castilla y León fue así la primera Comunidad que estableció la posibilidad de prestar servicios a través del teletrabajo. En la actualidad, cerca de 200 empleados públicos desarrollan su cometido diario mediante el teletrabajo. 

 

El funcionamiento del teletrabajo, que se inició en la Junta de Castilla y León en 2011 se evaluaría durante 2016 a través de una auditoría de la Inspección General de Servicios para, en función de los resultados, tomar una decisión sobre su optimización. Los resultados de la auditoría se han usado para hacer una serie de modificaciones para mejorar la prestación de servicios en régimen de teletrabajo.

 

 

Principales novedades

 

El decreto recoge casi todas las recomendaciones de la auditoría de la Inspección de Servicios, y presenta las siguientes novedades: se determina que los teletrabajadores deben estar conectados entre las 9.00 horas y las 14.00 horas para garantizar que tanto los trabajadores presenciales como los teletrabajadores coinciden en el tiempo de presencia obligatoria y así poder compartir e intercambiar documentos o gestiones; se permite que se cambie el lugar del teletrabajo, con una simple comunicación por parte del teletrabajador; se establece un baremo pormenorizado que poder aplicar en caso de solicitudes simultáneas e incompatibles de teletrabajo, dando preferencia a aquellos trabajadores con alguna discapacidad o con hijos menores o con discapacidad…; la tramitación de procedimiento de teletrabajo será electrónica en su totalidad; y en relación con las autorizaciones existentes se establece que permanecerán vigentes seis meses desde la entrada en vigor del decreto y que luego deberán volver a solicitarse.

 

No obstante, los teletrabajadores actuales dispondrán de un mes para realizar el correspondiente documento de compromisos y para comenzar a cumplir con las obligaciones derivadas del plan individual de teletrabajo. El Consejo de la Función Pública aprobó el decreto con los votos a favor de UGT y CESM y la abstención de CC.OO., CSIF Y FSES. A finales del trimestre pasado en la Administración de la Comunidad había casi 200 personas teletrabajando: los colectivos más numerosos son informáticos, auxiliares, ingenieros e ingenieros técnicos.