La familia de Reyes despide desconsoladamente al jugador entre lágrimas y llantos

La familia de Reyes despide al jugador entre lágrimas y llantos desconsolados

Este lunes llegaba el verdadero varapalo teniendo que hacer frente a la gran despedida de José Antonio Reyes que fallecía tras un accidente de tráfico.

El féretro con el cuerpo de Reyes llegaba a hombros a la iglesia de Santa María sobre las 9,30 horas procedente del Salón de Plenos del Ayuntamiento de Utrera, en donde ha pasado la noche desde que llegara el domingo a última hora de la capilla ardiente instalada en el Estadio Sánchez-Pizjuán, por donde han pasado miles de personas en unas horas.


El domingo uno de los primeros en llegar a la capilla ardiente fue Curro, el padre del futbolista y es que en esta ocasión ni la madre ni la mujer del deportista, Noelia López, pudieron sacar fuerzas para acudir a la cita este pasado domingo en el Sánchez Pizjuán.

 

 

Este lunes su esposa sí que acudía a darle el último adiós aunque fue incapaz de entrar en la iglesia de lo derrotada que estaba y que sacó sus últimas fuerzas compartiendo un precioso y desgarrador mensaje tras la inesperada muerte del jugador de 34 años:

"Amor de mi vida, no puedo soportar este dolor, que solitas nos dejas. Te llevas mis ganas de vivir. Hoy tengo que despedirme de ti pero no tengo fuerzas, te diré un hasta pronto porque tú y yo estaremos eternamente juntos.

Espérame mi vida, volveremos a ser una familia donde estés. Ese día llegabas de un largo viaje y llegaste con quienes te daban vida, esa vida que ayer se nos fue.

Ayúdame gordito porque no imagino la vida sin ti.

Ayúdame a criar a nuestras hijas. Dame fuerzas, esas que no tengo.

Te llevaremos en el pensamiento y vivirás por siempre en nuestros corazones. Nos has dado la mejor vida y nos dejas los mejores recuerdos. En los ojos de Noelia me mirarás y en la sonrisa de Triana sonreirás conmigo. Te amo y te amaré por siempre papi".

 


Tras la misa funeral y arropado por su familia y amigos, así como por un cuantioso número de vecinos que se acercaban hasta el lugar, el ataúd salía alrededor de las 10,30 horas hacia el cementerio local.


El que sí estuvo en el Sánchez Pizjuan, e pesar de su corta edad,  fue el hijo mayor de José Antonio Reyes -fruto de una relación anterior- sí que acudió al a capilla ardiente junto a su madre. José también rendía un sentido homenaje a su padre en su perfil de instagram:

"Este es el último momento que hemos pasamos juntos papá.... Ese día me dabas consejos como haces siempre, pero hoy te has ido para no volver y es un día muy duro para mí. Estuve y estaré siempre muy orgulloso de ti papá. ¡No pasamos todo el tiempo que quisiéramos juntos pero solo tú y yo sabemos cuanto nos queríamos! ¡Sé que desde el cielo me cuidarás y yo nunca te voy a olvidar! ¡¡Te quiero papá!! Gracias a todos por los mensajes de cariño que estoy recibiendo!!", escribía.