La Diputación implanta el modelo 'Violencia Cero' en el medio rural a través de once CEAS

Ángeles Armisén. EP-Archivo

El objetivo de la misma es garantizar la mayor proximidad y la atención a las víctimas en su lugar de residencia.

La Diputación de Palencia ha implantado el modelo de atención a las víctimas de violencia de género 'Violencia Cero' en el medio rural a través de los once Centros de Acción Social (CEAS) de la provincia con el objetivo de garantizar la mayor proximidad y la atención a las víctimas en su lugar de residencia.

 

La presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, junto a la diputada de Servicios Sociales, María José de la Fuente, ha presentado este viernes las actuaciones llevadas a cabo desde la Institución Provincial para dar solución a un problema que puede hacerse más duro en los pueblos.

 

Así, Armisén ha apuntado que este modelo pretende "reforzar la atención y hacerla más próxima" así como incrementar las medidas de prevención de nuevos episodios violentos en los casos donde existan antecedentes y reforzar la coordinación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

 

En concreto, para poder poner en marcha este proyecto, se contará con un total de 31 profesionales, de los que 27 son trabajadores sociales y cuatro psicólogos de equipos de apoyo a familias, que prestarán servicios y pondrán al alcance de las víctimas recursos a través de los once CEAS de la provincia palentina.

 

Asimismo, la Diputación ha concertado una red de alojamientos para casos urgentes de violencia de género tanto para la víctima como para sus familiares.

 

Los profesionales encargados de atender a las víctimas informarán y asesorarán a la víctima tanto con carácter previo, como posterior a su denuncia, de todos los recursos sociales de apoyo en materia de vivienda, prestaciones económicas, atención a menores o situación jurídica.

 

AUTOPROTECCIÓN

 

Asimismo, informarán y verificarán las medidas de autoprotección para evitar o prevenir nuevas agresiones tanto para la víctima como para su familia.

 

Si fuera necesario, desde los CEAS se podrán tramitar las ayudas en materia de alojamiento de urgencia, vivienda, prestaciones económicas o de asesoramiento jurídico que se estimen necesarias para cada caso. También se prestará atención psicológica.

 

Por último, se abordará la coordinación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tanto para la atención inmediata como para el asesoramiento inicial a las víctimas.

 

Además, desde los CEAS se mantendrá contacto con todas las víctimas y se les ofrecerá el servicio y la atención que desde él se presta y quedarán a disposición de la víctima para las cuestiones que estime oportunas.

 

En la actualidad existen en torno a 70 víctimas de violencia de género con una orden de protección en vigor en la provincia de Palencia, y son personas de diferentes ámbitos y estamentos de la sociedad las que están afectadas por esta lacra social.