La Diputación de Palencia modifica su estructura organizativa hacia una 'redárquica' más ágil e innovadora
Cyl dots mini

La Diputación de Palencia modifica su estructura organizativa hacia una 'redárquica' más ágil e innovadora

Último pleno de 2020 en la Diputación de Palencia. DIPUTACIÓN PALENCIA

La Diputación pone en marcha lo que se conoce como una organización 'redárquica', una nueva estructura pensada para "un mundo interconectado".

El pleno de la Diputación ha aprobado este martes una modificación de la estructura orgánica de la Institución con el objetivo de iniciar un camino de transformación, dirigido a adaptarse a las necesidades derivadas de los contextos actuales; dando con ello una respuesta más ágil a los retos que demandan los municipios de la provincia.

 

Con esta aprobación, entendiendo la estructura organizativa como herramienta al servicio de la propia administración y de la prestación de unos servicios públicos de mayor calidad, la Diputación pone en marcha lo que se conoce como una organización 'redárquica', una
nueva estructura pensada para "un mundo interconectado".

 

En situaciones de grandes cambios y rápidas adaptaciones como la que se está viviendo*tras la crisis derivada de la pandemia por la Covid 19, es necesario "dar una respuesta lo más inmediata posible a poblaciones y habitantes de la provincia".

 

Por eso, la colaboración entre equipos de trabajo se ha convertido en una realidad que aumenta cada vez más en plena era de la digitalización y el resultado es un sistema en el que las organizaciones actúan como una unidad.

 

El planteamiento de la Diputación es mantener el organigrama existente dividido en cinco áreas de acción y añadir dos unidades funcionales asentadas sobre la coordinación y la transversalidad.

 

Se persigue con ello la conjunción del trabajo por equipos multidisciplinares para proyectos transversales, sin afectar a la estructura jerárquica. Salvo la propia organización
interna de dos nuevas unidades funcionales de nueva creación.

 

Para ello, esta modificación de la estructura crearía una unidad funcional de contratación que busca una profesionalización en la asistencia, apoyo y funcionamiento coordinado en materia de contratación; y una unidad funcional de transformación digital y gestión del cambio que persigue avanzar en la transformación digital interna, homogeneizando las acciones en materia de administración y transformación electrónica.

 

Se trata, por tanto, del primer paso para una transformación más profunda en la estructura organizativa, que permita a la administración incrementar la calidad de los servicios públicos que ofrece.