La Diócesis de Palencia cierra 2019 con más de 2,3 millones de euros de superávit
Cyl dots mini

La Diócesis de Palencia cierra 2019 con más de 2,3 millones de euros de superávit

El obispo, Manuel Herrero (D), y el  ecónomo diocesano, Tirso Castrillo. ICAL

De los 9,4 millones de euros de gastos, más de cinco millones son destinados a la conservación edificios y gastos de funcionamiento

La Diócesis de Palencia cerró el ejercicio de 2019 con más de 2,3 millones de euros de superávit, dado que las arcas eclesiásticas ingresaron 11,7 millones de euros y destinaron cerca de 9,4 millones de euros a gastos, de los cuales más de la mitad fueron a parar a la conservación edificios y gastos de funcionamiento, con más de cinco millones de euros en dicha partida, según los datos facilitados por la entidad.

 

En primer lugar, en el capítulo de ingresos, las asignación tributaria asciende a 2,9 millones de euros (24,84 por ciento), y las aportaciones de los fieles reflejan otros 2,7 millones de euros (23,64 por ciento), mientras que los ingresos de patrimonio y otras actividades ascienden a 1,3 millones de euros. Además, durante el año pasado, la Diócesis recibió 3,4 millones de euros procedentes de otro ingresos corrientes y un millón más en una partida extraordinaria, que hace referencia a una herencia.

 

En relación a los gastos, el 54,8 por ciento del total fue a parar a la conservación edificios y gastos de funcionamiento, con más de cinco millones de euros, seguida de la retribución del clero, con 1,5 millones de euros (16,2 por ciento) y las acciones pastorales y asistenciales, a partir de 1,4 millones de euros (15,8 por ciento). Además, se destinaron 617.000 euros en gastos extraordinarios y otros 583.000 euros a las retribuciones del personal seglar.

 

En el ámbito de actividad caritativa y asistencial, la Diócesis atendió a 692 personas en el único centro de asistencia a emigrantes, refugiados y prófugos, así como a 2.007 ciudadanos en los centros para mitigar la pobreza. A mayores, prestaron ayuda a 207 personas en nueve casas para ancianos, enfermos crónicos y personas con discapacidad, así como a 118 palentinos en los centros de menores y jóvenes y otros centros para tutela de la infancia.

 

ACTIVIDAD SOLIDARIA 

 

Durante la presentación del Día de la Iglesia Diocesana, que tendrá lugar el próximo domingo, el obispo de Palencia, Manuel Herrero, pidió la colaboración de todos, que "no solamente debe ser económica, sino también de corazón". Una colaboración en la que "se preste el tiempo y las cualidades de cada uno para hacer presente el reino de Dios". 

 

Herrero señaló que se puede ofrecer tiempo para acompañar a personas que están solas, colaborar como catequistas o poner a disposición de todos los mejores aspectos de uno mismo, ya sean musicales, educativos o asistenciales. Todo ello bajo el paragüas de un día que lleva el lema 'Somos lo que nos ayudas a ser', apuntó.

 

Además de presentar los datos económicos, se dejó patente que la Diócesis de Palencia abrió un cauce extraordinario de solidaridad, a través de la Fundación diocesana 'El Buen Samaritano', con algunos colectivos que son víctimas de la crisis económico-social provocada por la COVID-19. 

 

Los destinatarios de este proyecto de solidaridad se dividen en personas trabajadoras que no perciben ningún tipo de prestación o subsidio, así como aquellos que reciben una ayuda pero resulta insuficiente para la cobertura de las necesidades básicas de la unidad de convivencia. En segundo lugar, está el apoyo a pequeños negocios y autónomos con o sin empleados a su cargo, que se encuentren en dificultades como consecuencia directa de la crisis sanitaria.