La chica presuntamente violada en Palencia presentaba estado "ansioso-deprimido" aunque no estrés

EP

Los dos peritos que vieron a la chica el 18 de enero y el 1 de febrero de 2016, mes y medio más tarde desde que se produjeron las agresiones, han manifestado como la víctima tenía la palabra "puta" grabada en el vientre, "en letras mayúsculas y grandes" de unos 10 centímetros.

Los peritos forenses que atendieron a la chica víctima de una presunta violación por parte de su expareja en noviembre de 2015, en la Escuela Castilla de Palencia, han explicado este martes durante la segunda sesión del juicio que la víctima presentaba un estado "ansioso-deprimido" pero no han afirmado que tuviera estrés postraumático.

 

Los dos peritos que vieron a la chica el 18 de enero y el 1 de febrero de 2016, mes y medio más tarde desde que se produjeron las agresiones, han manifestado como la víctima tenía la palabra "puta" grabada en el vientre, "en letras mayúsculas y grandes" de unos 10 centímetros.

 

Asimismo, han subrayado la imposibilidad de que la chica se lo hubiese escrito ella misma porque las letras eran "muy definidas y directas", aunque tampoco lo han descartado ya que han apuntado que no existía "ningún impedimento" para que se las hubiese causado.

 

Lo que sí han asegurado es que la víctima presentaba el aspecto de una persona "hundida, decaída y preocupada" aunque no han podido aseverar que sufriera estrés postraumático, ya que cada persona puede reaccionar de una u otra manera puesto que "cada reacción es individual".

 

Asimismo, han afirmado que el día 18 de enero "no existía ni lesiones, ni enrojecimiento, ni palabra alguna en la zona del pecho" donde supuestamente el demandado la había grabado la palabra "gorda".

 

Durante la segunda sesión del juicio también han declarado como testigos varios amigos del acusado que han asegurado que estuvieron de fiesta con él en Aguilar de Campoo el 4 y el 5 de diciembre, fecha en la que la demandante asegura haber sido víctima de un segundo ataque.

 

También ha quedado demostrado que el acusado no habría manipulado el móvil de su expareja para recrear conversaciones por whastapp, como así ha afirmado el perito de la Policía Nacional que revisó diferentes soportes electrónicos del acusado.

 

Por último, han declarado otros dos peritos forenses que atendieron a la víctima. Una de ellas ha apuntado que la denunciante tiene un "déficit de asertividad" por lo que es una persona que se deja llevar y "no tiene capacidad para imponerse" ha explicado, razón por la cual podría haber accedido a quedar con su agresor después de que supuestamente la violara "a pesar de tener miedo".

Noticias relacionadas