La Cámara de Comercio de Salamanca hace un concurso 'a medida' para que su secretario general conserve el puesto

El concurso valora el tiempo de ejercicio en el puesto y el tribunal calificador está presidido por el presidente de la Cámara salmantina, Benjamín Crespo, que eligió 'a dedo' al actual secretario.

La Cámara de Comercio de Salamanca ha convocado el concurso para cubrir el puesto de secretario general y todo apunta a que quien ocupa el puesto de manera accidental, Emilio Checa, es el favorito para conservarlo ya que las condiciones son un 'traje a medida' para que conserve el puesto. El Boletín Oficial de la Provincia publicaba este lunes la convocatoria para proveer la plaza que ocupa de manera accidental desde finales de 2017 y todo apunta a que será el elegido.

 

El actual secretario general accidental de la Cámara de Comercio de Salamanca lo tiene todo a su favor. En primer lugar, cumple con las condiciones fijadas en el concurso, que puntúa alto algunos de los puestos que ha desempeñado; se valoran el ejercicio de puestos de secretaria en organizaciones similares y, especialmente, el tiempo de ejercicio como secretario general de Cámara: eso da ventaja a quien ocupa el puesto y 'espantará' a posibles aspirantes.

 

En segundo lugar, la selección incluye valoración de aptitud y una entrevista personal que debería calificar un tribunal. El tribunal calificador está presidido por el actual presidente de la Cámara de Comercio, que le eligió en su día al actual secretario general para el cargo de manera interina, y tendrá entre sus miembros a integrantes del pleno cameral a los que Checa también conoce.

 

El aspirante, no obstante, tendrá que superar algún trámite engorroso primero, ya que entre las condiciones para participar está acreditar que no ejerce cargos similares en asociaciones empresariales, y durante años lo ha sido en la asociación de comercio Aesco que también presidente Crespo, el presidente de la Cámara. Por otro lado, ha tenido cargo en la asociación empresarial que se autodefine como la más representativa de Salamanca, aunque no es más que una patronal paralela.

 

Y también tendrá que asumir la 'mochila' de haber sido reprobado en su día por la patronal Confaes, que le reclamó 300.000 euros que Crespo y Checa dejaron sin pagar cuando 'sacaron' a Aesco de la patronal más representativa. Se los demandó judicialmente a principios de 2017. La asociación de comercio decidió marcharse de la patronal salmantina en medio de un fuerte escándalo.

 

 

Colocado por Crespo

 

Desde que llegó al cargo, el presidente Benjamín Crespo ha intentado por todos los medios meter a su hombre de confianza en la Cámara y asignarle un sueldo de la institución. Lo logró en noviembre de 2017 al nombrarle 'a dedo' secretario accidental tras cargarse a tres personas en cuestión de meses. No lo pudo hacer en el primer momento porque la Cámara ya tenía un secretario general y porque aquel año la Junta no tuvo más remedio que rechazar el nombramiento de Checa en febrero de este año, un par de meses después de la llegada de la nueva directiva. Crespo optó entonces por nombrarle provisionalmente como asesor del comité ejecutivo para ponerle sueldo. 

 

Hace unas semanas, la Cámara cumplió al fin con su obligación de publicar el sueldo de su secretario general accidental, que había ocultado año y medio. Según la Cámara, cobró 38.447,53 euros brutos. En su día, la Cámara explicó que no cobraría por encima de esa cantidad porque tendría una jornada menor (nunca se ha especificado cual) y lo compatibilizaría con sus numerosos cargos: hasta seis ha llegado a ocupar. Sus retribuciones superarían ampliamente, según fuentes consultadas, los 120.000 euros/año.

 

 

Sueldos y cargos ¿incompatibles? del 'supersecretario'

 

Checa tiene o ha tenido los cargos de Secretario General de la Asociación de Comerciantes (Aesco), Secretario General de la Asociación de Constructores (Aconsa), de asesor de la falsa patronal Confederación de Empresarios de Salamanca (Ces), de miembro de la Confederación Regional de Comercio (Conferco) y como miembro de la Confederación Española de Comercio (Cec) en Eurocommerce.

 

Eso le complica el nombramiento porque, según las condiciones del concurso, ya que una de ellas es "No ocupar, durante todo el mandato, cargo representativo de análoga función en las asociaciones, federaciones y confederaciones de carácter empresarial tanto nacional, regional, provincial o local". Esto supone que tendría que renunciar, por ejemplo, al cargo y sueldo de secretario general de Aesco o a sus atribuciones en la patronal paralela.