La abogada de 'El Chicle' alega que confundió a Diana Quer “con una gitana que le vio robar”

El 'Chicle' durante la vista

Ha negado la letrada que Diana Quer fuese víctima de una violación porque el cuerpo  no evidenciaba "ni rasguños, ni hematomas, ni desgarros". "Y no se puede violar telepáticamente", ha subrayado.

La abogada de José Enrique Abuín, Fernanda Álvarez, ha comenzado su intervención en cuestiones previas en el juicio por el asesinato de Diana Quer asegurando que se trata del caso "más difícil de mi carrera profesional", ya que debe enfrentarse a "una condena social" contra 'El Chicle' que ha derivado en un "linchamiento".

 

La letrada, del turno de oficio, ha pedido al juzgado que tome sus decisiones "en virtud de las pruebas" y de forma "racional", para "extremar las garantías constitucionales", algo que "no se ha hecho" en este caso por ser "extremadamente mediático".

 

"Se ha sembrado una percepción social de que El Chicle es un depredador sexual", ha dicho la letrada, que ha advertido de que los jurados "no vienen de Plutón" y, por tanto, "la defensa se va a desarrollar en una atmósfera hostil".

 

"Me siento como un cirujano que tiene que operar a corazón abierto en una sala de quirófano y con un instrumental que no ha sido esterilizado", ha destacado Álvarez Pérez, para quien "la justicia, para ser justicia, tiene que ser aséptica". "Porque, si no, estamos hablando de un linchamiento", ha añadido.

 

UNA MUERTE ACCIDENTAL

 

La letrada ha admitido, no obstante, que Enrique Abuín "no es inocente", ya que fue el responsable de la muerte de la joven madrileña, aunque lo ha atribuido, como defiende su escrito, a un hecho accidental cuando la joven lo "vio robar" gasoil. "El Chicle no acechó a Diana Quer, no metió viva en su vehículo a Diana Quer, no asesinó a Diana Quer en la nave de Asados... y prueba de ello es que no hay pruebas objetivas de ello", ha sentenciado.

 

También ha negado la letrada que Diana Quer fuese víctima de una violación, algo para lo que "no se ha encontrado ninguna prueba" a pesar de que "el cuerpo se ha conservado bastante bien" y no evidenciaba "ni rasguños, ni hematomas, ni desgarros". "Y no se puede violar telepáticamente", ha subrayado.

 

En particular, ha criticado que la autopsia aportada por la acusación emplee para hablar de agresión sexual "un teorema matemático, que no tiene catetos pero va dirigido a catetos".