Jóvenes de Palencia participan voluntariamente en el anillamiento de aves migratorias

Carricejín cejudo

La Fundación Global Nature, a través de su programa de Voluntariado Ambiental, desarrolla actividades de gestión y conservación de humedales de la provincia de Palencia. 

Jóvenes voluntarios participan desde este viernes y hasta el próximo 26 de agosto en actividades ambientales de gestión y conservación de humedales de la provincia de Palencia, entre las que destaca el anillamiento de aves migratorias.

 

La acción, desarrollada por la Fundación Global Nature y organizada por la Fundación Caja de Burgos y la Obra Social La Caixa a través de su programa de Voluntariado Ambiental, se llevará a cabo en las localidades palentinas de La Nava y Campos de Palencia.

 

Este proyecto de voluntariado ambiental se desarrolla con el objeto de ofrecer a los jóvenes participantes la posibilidad de conocer directamente el espacio natural de La Nava-Campos, sus potencialidades y su alto valor ecológico, así como participar en las acciones de gestión y manejo que se realizan en el mismo.

 

Los promotores de la iniciativa pretenden dar a conocer uno de los ecosistemas "más amenazados de Europa", como son los humedales y, en concreto, la experiencia de La Nava, desecada hace 50 años y recuperada en 1990.

 

Los objetivos específicos que se pretenden conseguir con el desarrollo de este voluntariado son colaborar en los trabajos de investigación, conservación y gestión que se desarrollan en el espacio natural, en este caso con el anillamiento científico de aves migratorias, especialmente la especie carricerín cejudo.

 

El voluntariado tiene su base en el Centro de Estudios Ambientales y Albergue de Tierra de Campos y las actividades se realizan en dos turnos de siete días, en cada uno de los cuales participarán cuatro personas.

 

El carricerín cejudo, catalogado como vulnerable a escala global y clasificado en peligro a escala europea, es una especie prioritaria de conservación a nivel mundial porque se encuentra globalmente amenazada y tiene en los humedales de Tierra de Campos uno de los pocos enclaves conocidos de paso migratorio otoñal en el norte peninsular.

 

La buena conservación de los humedales, como es el caso de la laguna de La Nava, resulta "fundamental", a juicio de las mismas fuentes, para que puedan realizar paradas y acopios de energía para llegar a África.

Noticias relacionadas