Investigan a cuatro residentes en Reino Unido por una supuesta estafa a una empresa palentina
Cyl dots mini

Investigan a cuatro residentes en Reino Unido por una supuesta estafa a una empresa palentina

Investigación de la Guardia Civil

Los investigados supuestamente usurparon la identidad del jefe ejecutivo (CEO) y enviaron a la sede de la empresa varios correos electrónicos en los que se ordenaban transferencias a supuestos proveedores.

La Guardia Civil de Palencia ha investigado por un delito de estafa a cuatro personas (una mujer y tres hombres de nacionalidad francesa y británicas) residentes en Reino Unido tras hacerse con 131.741,59 euros de una empresa palentina tras una suplantación por correo electrónico.

 

Los investigados supuestamente usurparon la identidad del jefe ejecutivo (CEO) y enviaron a la sede de la empresa varios correos electrónicos en los que se ordenaban transferencias a supuestos proveedores, las cuales fueron realizadas creyendo que habían sido ordenadas por su jefe, han informado a Europa Press fuentes del instituto armado.

 

Los hechos coincidieron con la ausencia física del CEO, ya que se encontraba de viaje de negocios en Asia durante esos días y la diferencia horaria dificultó una verificación personal que hubiera evitado la consumación del engaño.

 

La Guardia Civil, bajo la supervisión de la titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Palencia, arrancó la investigación siguiendo el rastro del dinero y las direcciones IP de los correos electrónicos empleados para llevar a cabo el delito.

 

Pronto averiguaron que había perpetrado desde el Reino Unido, lo que les llevó a la solicitud de apertura de una Orden de Investigación Europea (OEI) que sirviera de marco legal para continuar con las pesquisas en ese país.

 

Como resultado del referido procedimiento se identificó a cuatro de los supuestos autores a quienes presuntamente se les atribuye la autoría de un delito de estafa y otro de suplantación de identidad. Asimismo, se logró localizar una pequeña parte del dinero en una sucursal bancaria de una entidad británica.

 

La reciente salida de Gran Bretaña de la Unión Europea y la consecuente extinción de validez de la OEI presumiblemente generará dificultades procesales que podrían ralentizar la resolución completa de este caso, han añadido las mismas fuentes.