Investigado por la muerte de dos perros en el interior de un vehículo en Brañosera

El propietario de los canes, uno de raza mixta (lobero) y el otro 'border collie tricolor', expuso a los agentes que estacionó el vehículo en un aparcamiento, mientras comía en un restaurante de la localidad palentina.

La Guardia Civil de Palencia investiga a un varón de 66 años, con domicilio en la comunidad de Cantabria, como presunto autor de un delito menos grave relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, por la muerte de dos perros en el interior de un vehículo.

 

Según fuentes del Instituto Armado, fue el pasado mes de julio cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que en el aparcamiento de un restaurante de la localidad palentina de Brañosera se pudiera haber producido la muerte de dos perros que se encontraban en el interior de un vehículo, sin ventilación, con las ventanas totalmente cerradas y expuestos a las altas temperaturas.

 

Así, el Servicio de Protección la Naturaleza (Seprona) de Barruelo de Santullan y el Área de Investigación de Herrera de Pisuerga de la Guardia Civil iniciaron una investigación y comprobaron la veracidad de los hechos, al tiempo que identificaron al responsable de los perros y el vehículo donde murieron asfixiados.

 

El propietario de los canes, uno de raza mixta (lobero) y el otro 'border collie tricolor', expuso a los agentes que estacionó el vehículo en un aparcamiento, mientras comía en un restaurante de Brañosera.

 

Durante la comida entró una persona al restaurante alertando de la existencia de un perro que le costaba respirar en el interior de un vehículo, momento en que se acordó de que tenía los animales en el coche desde por la mañana cuando había ido a ver el ganado que tiene su hijo por el monte.

 

Inmediatamente, sacó a los dos perros, uno ya fallecido y el otro con la respiración muy débil, al que intentó reanimar pero no pudo.

 

Así, se procedió a investigar al propietario de los mismos como presunto autor de un delito menos grave de maltrato animal, por no haber adoptado las medidas adecuadas y obligatorias para evitar su muerte, y se procedió a investigarle como presunto autor de un delito menos grave de maltrato animal.

 

Además, los canes carecían de documentación sanitaria en vigor (cartilla sanitaria, vacunaciones en vigor, microchip, censo, registro en ayuntamiento correspondiente, etc.), por lo que estos hechos se han puesto en conocimiento de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Palencia ante una supuesta vulneración de lo establecido en la ley de protección de animales de compañía, la orden por la que se regula el funcionamiento y la gestión de la base de datos del sistema de identificación de animales de compañía de Castilla y León.

 

Las diligencias instruidas, junto con la persona investigada, fueron puestos a disposición del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción de Guardia de Cervera de Pisuerga.