Instan a la Diputación a paralizar la instalación de macrogranjas

Protesta por los proyectos de macrogranjas porcinas en Pozuelo de Tábara y Faramontanos.

Al tiempo que demandan iniciativas y proyectos verdaderamente sostenibles como modelo de desarrollo en el medio rural y una reunión con los alcaldes de las zonas afectadas

La plataorma 'Pisoraca y comarcas Vivas' se ha dirigido a los máximos responsables de las diputaciones de Burgos y Palencia para que insten a la Junta de Castilla y León la paralización del 'macroproyecto' de la empresa Decamed Trading S.L. de instalar 14 granjas porcinas en un radio de acción de 20 kilómetros, con un total de 116.000 cabezas.

 

El colectivo ciudadano, que da voz a los vecinos de la zona Boedo-Ojeda-Odra y Pisuerga, ha remitido sendos escritos a los presidentes de las diputaciones de Burgos y Palencia, César Rico y Ángeles Armisén, respectivamente, al objeto de lograr de la Junta, mediante los trámites legales y burocráticos oportunos, la paralización de estos emplazamientos porcinos.

 

Ya el día 2 de agosto tuvo lugar una pequeña concentración en el municipio de Cuevas de Amaya, donde los vecinos manifestaron su disconformidad con la instalación en su localidad de una explotación porcina de cebo de 6.760 plazas promovida por la empresa mencionada sin tener en cuenta la protección aplicable al LIC Humada-Peña Amaya ni la declaración del Geoparque de Las Loras.

 

En su escrito a los dos mandatarios, recogido por Europa Press, la plataforma les recuerda que este tipo de "negocios" van en dirección contraria a los objetivos de desarrollo sostenible promovidos por naciones Unidas y las políticas medioambientales de la Unión Europea, que abogan por una economía más respetuosa con el medio ambiente, proteger los recursos naturales de Europa y preservar la salud y el bienestar de los ciudadanos de la U.E.

 

"Las políticas medioambientales protegen los hábitat naturales, mantienen la atmósfera y el agua limpias...ayudan a las empresas a avanzar hacia una economía sostenible. Creemos que ha llegado el momento de que la Diputación vele por los intereses de sus ciudadanos", apuntan desde la plataforma.

 

Por ello, insisten en la necesidad de paralizar este macroproyecto "defendiendo, con ello, los derechos de una gran mayoría de ciudadanos conocedores de los muchos problemas que acarrean las macrogranjas porcinas allá donde llevan tiempo instaladas", al tiempo que demandan iniciativas y proyectos verdaderamente sostenibles como modelo de desarrollo en el medio rural y una reunión con los alcaldes de las zonas afectadas para escuchar sus preocupaciones y estudiar, todos juntos, cómo abordar este problema.