Hayuco, emprendimiento que se comparte en la Montaña Palentina
Cyl dots mini

Hayuco, emprendimiento que se comparte en la Montaña Palentina

Sonia Flores, de la marca Muy pájara. AGENCIA ICAL

El proyecto engloba en Cervera de Pisuerga a la marca Muy pájara, de ilustración y serigrafía en diversos materiales, y a la tapicería artesanal La Tachuela

Comercio local, artesanía, intercambio de ideas, naturaleza y emprendimiento rural definen a la perfección Hayuco, un espacio físico que ha florecido desde hace cinco meses en la localidad de Cervera de Pisuerga, en plena Montaña Palentina. Todo ello de la mano de dos subproyectos cobijados bajo Hayuco, es decir, la marca Muy pájara, con Sonia Flores, y Tapicería La Tachuela, con Abilio Vicente.

 

“Muy pájara es ilustración naturalista y científica enfocada a toda la flora y fauna de la zona”, primando la zona norte, aunque también engloba a la mayor parte de la provincia, con ejemplos de animales y especies que habitan en las lagunas de la Nava, afirma en declaraciones a la Agencia Ical la creadora de la marca, Sonia Flores. 

 

Flores realiza ilustraciones que aplica a productos, ya sea en bolsas de tela o en un neceser, así como en cuadros o textiles. Para ello utiliza varias técnicas, entre las que se encuentra la serigrafía, con los productos más sostenibles posibles, como el algodón orgánico. Al mismo tiempo, emplea tinta al agua, dado que son más ecológicas.

 

Detalla que posee láminas decorativas, originales, acuarelas, acrílicos o pájaros sobre hojas naturales, con la pretensión “de unir al ave con el medio en el que viven”. Además, se pueden encontrar productos de otros artesanos locales, como encuadernación, pañuelos, forja o cerámica, entre otros. Todo ello con el objetivo de que Hayuco y Muy pájara sea “el punto de intercambio y de venta de la mano de mano de obra local”, subraya a Ical.

 

La joven comenta que la idea de poner en marcha algo así rondaba en la cabeza desde hace tiempo, pero no se había podido llevar a cabo hasta ahora. Aun así, puntualiza que han tenido gran acogida durante los cinco meses que lleva funcionando, dado que cobra protagonismo un espacio compartido que “posibilita que la gente pueda encontrar detalles que no conocía o no iba buscando”.

 

A mano y artesano. Explica que un día descubrió el mundo de la ornitología, por lo que decidió “darlo una vuelta y unir sus dos pasiones, que no son otras que la naturaleza y el arte”. Muy pájara es el resultado, aplicado a diversos productos ‘made in’ Palencia, pero que posee redes sociales (Instagram) y página web.

 

La Tachuela

En segundo lugar se localiza tapicería La Tachuela, en la que se repara todo tipo de mueble que se pueda tapizar, así como los asientos y techos de coche. Al fin y al cabo, todo aquello que se pueda tapizar como bien dice el nombre del proyecto. Aunque comenzó en este mundo trabajando con los muebles, su responsable, Abilio Vicente, asegura que hace de todo dentro del ámbito.

 

Dentro de este proyecto compartido lleva solo cinco meses, pero señala a la Agencia Ical que hace diez años estuvo viviendo en Reino Unido, donde realizó varios cursos sobre la materia y trabajó más de un año en el país anglosajón. A la vuelta a España y tras la pandemia, decidió volver a apostar de manera seria por este oficio, aunque nunca lo haya abandonado, añade.

 

Tiene pedidos de todo tipo. En el taller se aprecian más sillas, pero va por temporadas. Desde tapizar un sofá hasta rehabilitar las colchonetas de una furgoneta camper. Aun así, agrega que la época de verano es sinónimo de arreglar pequeños muebles o sillas con la llegada de los veraneantes a las casas de los pueblos.

 

Vicente trabaja con un muestrario de telas más modernas que siguen un estilo. A la hora de restaurar, indica que lo hace con tapicería moderna y con espumas, ya que “la tradicional conlleva más tiempo y más gastos y el cliente no suele optar por ella”. Por último, avanza a Ical que tienen en mente tapizar con algunos motivos y serigrafías de flora y fauna de Muy pájara.