“Hay que lograr el equilibrio entre lo urbano y lo rural y revertir la superpoblación de algunas grandes ciudades”
Cyl dots mini

“Hay que lograr el equilibrio entre lo urbano y lo rural y revertir la superpoblación de algunas grandes ciudades”

Ángeles Armisén preside la Federación Regional de Municipios y Provincias de Castilla y León, el lugar "donde mayor acuerdo hay en los temas que afectan al municipalismo y a los ciudadanos”.

Ángeles Armisén en el despacho de la Federación de Municipios y Provincias de Castilla y León. JAG

Ángeles Armisén es la presidenta de la Diputación de Palencia y desde noviembre de 2019 preside la Federación Regional de Municipios y Provincias de Castilla y León. Se siente “orgullosa” de ser la primera mujer que accede a estos dos cargos. Nos recibe en la última planta del edificio ubicado junto al puente Colgante. Sus amplias cristaleras arrojan unas espectaculares vistas de Valladolid y del Pisuerga. Desde este despacho se atienden las peticiones de los alcaldes de la región, muy a menudo interesándose por algunos de los déficits principales: “la cobertura de Internet y transporte rural”. Armisén cree que esta Asociación es muy válida en cuanto a que es el “lugar donde mayor acuerdo hay en los temas que afectan al municipalismo y a los ciudadanos” y se felicita por ser la “voz” que reclama las principales necesidades que tienen los vecinos de Castilla y León. Asegura “aprender todos los días de alcaldes y concejales” y pide al Gobierno de España una financiación extraordinaria a los municipios ante la crisis del Covid-19.

 

PREGUNTA. Con tanta cantidad de instituciones y duplicidad de funciones. ¿Es necesario este organismo de la Federación Regional de Municipios y Provincias de Castilla y León?

RESPUESTA. La Federación de Municipios y Provincias, y más en Castilla y León, es necesaria porque somos 2.248 municipios, la Comunidad con mayor número. Realmente es importante aunar la voz de las entidades locales, de la administración local que siempre es la más cercana al ciudadano. Y nosotros somos esa voz que reclama las necesidades transversales de los vecinos.

 

P. ¿Cuál es la labor fundamental de esta asociación?

R. Nuestra primera tarea es la de ser un lugar para compartir experiencias, demandas y necesidades en una Comunidad muy extensa y diversa. En segundo lugar, es el interlocutor con otras administraciones como la Junta de Castilla y León o el Gobierno de España.

 

P. Usted ya era la presidenta de la Diputación de Palencia, ¿por qué dar el paso a presidir la FRMPCyL?

R. Fui parlamentaria y conozco otros ámbitos de relación, además del municipalismo; y quizá por eso pensaron en que yo podría aunar esas voces. Di el paso porque creo que es importante llevar la voz de alcaldes y concejales allí donde voy. Y precisamente de estas personas es de la que yo aprendo todos los días.

 

P. Sustituyó en este cargo al alcalde de Palencia y se rompió esa tradición no escrita de que el presidente de la Federación sea un alcalde.

R. Las tradiciones están a veces para no cumplirlas (risas) y tengo el orgullo de ser la primera mujer que preside la Diputación de Palencia y la Federación Regional de Municipios y Provincias. Aunque tengo que reconocer que mi compañero Alfonso Polanco hizo una gran labor al frente de la Federación.

 

P. ¿Cómo es su relación con el presidente nacional de la FEMP?

R. Muy cordial y correcta.

 

P. ¿Y con el alcalde de Valladolid?

R. Desde el punto de vista personal tenemos una relación de respeto y cordialidad. En algunos temas, por supuesto, con alguna discrepancia en cómo abordar las soluciones.

 

"Pedimos al Gobierno recursos extraordinarios porque estamos en una situación extraordinaria"

 

P. ¿Qué le queda por hacer en este mandato?

R. Todavía queda por hacer muchas cosas. Los objetivos principales se vieron truncados por el servicio que hemos tenido que dar ante la pandemia. Me gustaría activar la comisión que tenemos de reto demográfico, convertir a la Federación en una voz frente a la despoblación. Y, por supuesto, me gustaría ayudar en esa reconstrucción económica y social de Castilla y León de la mano de los alcaldes.

 

P. ¿Es reversible la situación de la despoblación que vive la Comunidad?

R. Tenemos que intentar volver al equilibrio entre lo urbano y lo rural, también hay que hacer reversible la superpoblación de algunas ciudades que se están haciendo invivibles. De las pocas consecuencias positivas que ha dejado la pandemia es esa oportunidad para el medio rural y la valoración de otra forma de vida.

 

 

P. Se habla muchas veces de la financiación local como un mantra que sobrevuela la política de Ayuntamientos y Diputaciones: ¿es tan necesaria esa reforma?

R. Es necesaria la reforma de la financiación local que se viene demandando desde hace mucho tiempo. Pero ahora hay una financiación mucho más concreta, mucho más real, que no se ha dado a los ayuntamientos y a las entidades locales como son los recursos ante una situación tan extraordinaria como es la pandemia. El Gobierno de España no ha dado ninguna financiación a los ayuntamientos de manera directa para atender las necesidades de los vecinos. La única financiación extraordinaria para luchar contra el Covid-19 ha sido de la Junta de Castilla y León. Y no es que lo diga yo, es que también lo ha dicho el presidente nacional de la Federación de Municipios y Provincias y desde allí también se ha demandado. Pero no solo eso, se acordarán de ese famoso decreto del Gobierno por el que quería quedarse con los ahorros de los ayuntamientos y diputaciones y de sus remanentes. No se convalidó en el Congreso porque todos los grupos políticos, excepto el Partido Socialista y la abstención de Unidad Podemos, votaron en contra. Reitero, necesitamos recursos extraordinarios porque estamos en una situación extraordinaria.

 

P. ¿Han sido los ayuntamientos los grandes paganos de esta crisis?

R. Como administración, desde luego. La sociedad ha sufrido muchísimo y el sector privado también. Nosotros en Castilla y León hemos tenido el compromiso y la sensibilidad del Gobierno autonómico con ayudas extraordinarias. Solo tres Gobiernos autonómicos en España han ayudado a sus entidades locales. Creo que los ayuntamientos han hecho un esfuerzo de reinvención cada día para atender cualquier tipo de necesidad que no estaba contemplada: alcaldes que desinfectaban las calles de sus pueblos, ayudando a sus vecinos para acudir al centro de salud… reinventándose cada día, en definitiva.

 

"Mi objetivo es convertir a la Federación en una voz frente a la despoblación"

 

 

P. ¿Qué es lo que más solicitan los alcaldes a la Federación?

R. Fundamentalmente Internet, conectividad; movilidad, transporte público, y que se mantengan sus servicios.

 

R. Es que sin Internet los pueblos no podrán acoger nuevos pobladores y nuevas empresas…

P. Es lo que he demandado en todas mis reuniones. Hemos solicitado al Gobierno una ayuda para acelerar el despliegue de Internet. El Gobierno ha anunciado un plan de digitalización y conectividad y esperemos que llegue cuanto antes.

 

P. ¿Cómo ha vivido a nivel personal e institucional todos estos meses de pandemia?

R. Lo he vivido con mucha responsabilidad y con una dedicación 24 horas, siete días a la semana. Desde la Federación nos hemos coordinado absolutamente con todas las Consejerías implicadas para hacer llegar toda la información a los alcaldes, también para ser ese teléfono para aclarar dudas y, desde luego, no hemos parado. Hemos acomodado la administración ordinaria a una situación extraordinaria. Hay que dar las gracias a todo el personal de la Federación por su absoluta disponibilidad.

 

P. La Federación de Municipios y Provincias es una asociación sin ánimo de lucro, ¿pero hay lucha interna por los colores políticos de los componentes que la integran?

R. Es el lugar donde mayor acuerdo hay en los temas que afectan al municipalismo y a los ciudadanos. Puede haber un debate, pero siempre llegamos a un acuerdo de mínimos. Se hace un esfuerzo por llegar al consenso, porque siempre hay que poner al ciudadano en el centro de las decisiones.

 

P. El sector Primario es motor en Castilla y León. ¿Cómo ve su futuro?

R. Es fundamental para vertebrar nuestro medio rural y para asentar población. Además, este sector en Castilla y León es un sector moderno y que ha implicado una profunda transformación. Durante la pandemia han demostrado que son imprescindibles. Sí me gustaría decir que esas campañas orquestadas contra el sector Primario que estamos viendo en los últimos tiempos desmerecen al que los que las hacen, porque tienen un desconocimiento absoluto del sector, de la calidad y de las garantías de los alimentos que se producen. Pero qué se puede esperar de un ministro que fue a Palencia en elecciones y dijo ‘palencianos’.

 

"Siempre hay que poner al ciudadano en el centro de las decisiones"

 

P. Castilla y León por extensión e idiosincrasia es una Comunidad muy diversa. ¿Cómo puede conjugarse esas diferencias entre territorios tan dispares?

R. El futuro se construye no solo entre iguales sino también entre diversos; tenemos que pensar siempre lo que nos une y respetar lo que es diferente.

 

P. En clave nacional, los dirigentes catalanes precisamente apelan a esas diferencias para romper con España.

R. Todo lo que suponga nacionalismo excluyente, venga de donde venga, tiene que ser rechazado. Ese nacionalismo no respeta las normas básicas que nos hemos dado los españoles para convivir y, además, yo creo que esos partidos políticos no buscan el bien de los ciudadanos, nadie habla de sus datos sanitarios, de sus datos económicos, de la cantidad de empresas que salen de Cataluña… Sin duda, piensan en un proyecto excluyente del resto de España y en un modelo identitario. Primero, porque soy responsable pública, y también porque soy española y creo en la Transición y en la Constitución, estoy convencida que lo que haya que cambiar habrá que hacerlo dentro de las normas que tenemos.

 

P. Si la presidenta de la FRMPCyL tuviera una varita mágica con la que solucionar de forma inmediata uno de los problemas de los ciudadanos de esta Comunidad, ¿por cuál se decantaría?

R. Para mí el reto de futuro más importante es el equilibrio entre lo urbano y lo rural y quizá el demográfico, no tanto hablando de movilidad, sino de la natalidad que está bajo mínimos.

 

 

Comentarios

Adrián 20/07/2021 13:37 #4
Que fácil es predicar cuando se tiene despacho, coche oficial y un sueldazo. Pues que empieze por ella el irse al pueblo y con un sueldo de 400e a ver lo que dura. O que para dar ejemplo pongan la sedes de las diputaciones no es capital de provincia sino en un pueblo deshabitado para repoblarlo.
Vj 20/07/2021 11:43 #3
Otro chiringuito más,
ley de vida 19/07/2021 22:29 #2
las cosas nacen, se desarrollan, mueren... todo fluye, nada permanece, ... querer que la gente siga viviendo en un pueblo con 4 gatos es insostenible. Los pocos inmigrantes que vienen al poco se van. La mecanización ha vaciado el campo hace décadas. Sólo queda el turismo rural y quizá apostar por residencias de ancianos.
carlota la del pueblo 19/07/2021 10:15 #1
Es una excelente medida. Pero llega con 40 años de retraso, como consecuencia de la planificación de nuestros políticos asesorados por sus funcionarios, a razón de 350 millones de euros al día.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: