Expulsan del club a un jugador que golpeó a un entrenador durante un partido de juveniles en Fuenlabrada

Balón fútbol

El club San Esteban de Fuenlabrada ha expulsado a un jugador que golpeó a un entrenador del equipo rival, el club deportivo Navalcarnero, durante un partido de Juveniles disputado el sábado en la primera localidad.

Así lo ha adelantado el presidente del San Esteban, José María Tejedo, quien ha reconocido la agresión por parte de este jugador y que, como consecuencia de ello, ha sido expulsado y "ya no pertenece a la disciplina del club".

Sin embargo, Tejero ha querido puntualizar algunos aspectos de la versión dada por la víctima. Así, ha señalado que todo ocurrió en el minuto 78 del partido, cuando en un momento del juego el balón salió de la banda y le llegó al delegado del Navalcarnero, "que lo retuvo y lo escondió, vacilando a la grada".

Entonces, según ha explicado el presidente del San Esteban, hubo un intercambio de insultos y varios aficionados del equipo local bajaron a la banda, donde se encontraba el delegado y el entrenador. Fue entonces cuando el técnico recibió un puñetazo por parte de uno de los jugadores del Fuenlabrada.

"Pero en ningún momento el hombre cayó al suelo, no le golpearon más personas, ni le patearon otros jugadores, como cuenta. Si lo hubieran pateado, las lesiones hubieran sido más graves. De hecho, no ha estado hospitalizado", ha señalado.

EL AGREDIDO DEFIENDE OTRA VERSIÓN DE LOS HECHOS

Sin embargo, el agredido ha defendido que los hechos ocurrieron de otra manera. En la denuncia formulada en la comisaría de la Policía Nacional de Fuenlabrada, el entrenador relató que todo ocurrió a las 19.30 horas, después de que el árbitro echara a dos futbolistas del San Esteban, motivo por el que comenzó uno discusión entre ambos equipos. De momento, no hay detenidos por estos hechos.

"Uno de esos jugadores era el número 5 del San Esteban, quien mientras salía del campo comenzó a manifestar 'No os preocupéis, que vais a volver más veces', en un estadio alterado y realizando aspaviento. Por ese motivo, los padres de los jugadores del San Esteban bajaron de la grada al campo y me recriminaron que la culpa era mía, causando un gran revuelo", declaró el agredido.

Instantes después, el mencionado jugador número 5 se dirigió hacia él por el lateral derecho y le mediante un puñetazo en la zona del oído, "perdiendo el conocimiento y cayendo al suelo". Según el denunciante, cuando recobró el conocimiento en el suelo se percató de que "estaba siendo agredido a patadas por todo el cuerpo, por muchas personas, no reconociendo a nadie, ya que hacía lo pasible por zafarse de la agresión".

El técnico narró que la agresión no acabó ahí y que cuando logró ponerse en pie el jugador número 1 del San Esteban le dio otro puñetazo en la cara, "golpeándole en el ojo derecho". Por todo ello, fue a las Urgencias del Hospital de Fuenlabrada, cuyo parte médico indica que ha tenido y desgarre en la pierna, con próxima cita para el traumatólogo.