Evidencian presencia de oso pardo cantábrico en Palencia
Cyl dots mini

Evidencian presencia de oso pardo cantábrico en Palencia

Oso pardo cantábrico. TRIBUNA

El trabajo de campo en Castilla y León ha sido ejecutado entre el 15 de agosto y el 15 de diciembre de 2020 por los agentes medioambientales y celadores de medio ambiente de la Junta

Los trabajos de campo del primer censo genético nacional de oso pardo cantábrico han evidenciado, a priori, indicio de la presencia de oso pardo en todas ellas, incluidas Zamora y Burgos, lo que resulta de gran interés. El grupo de trabajo de oso pardo cantábrico, compuesto por las comunidades de Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León, han puesto en común los trabajos desarrollados hasta la fecha por todas ellas en relación con este censo. En concreto, en Castilla y León el trabajo se ha desarrollado sobre las cuatro provincias que comparten el territorio del oso pardo, con tres comarcas muestreadas en Zamora, dos en Burgos, 16 en León y cinco en Palencia.

 

Respecto del número de cuadrículas muestreadas, de las 292 cuadrículas prospectadas, en 136 cuadrículas se han recogido indicios de presencia de oso pardo, con 69 cuadrículas con presencia en la subpoblación occidental y 67 cuadrículas en la subpoblación oriental. Con todo ello, la superficie final muestreada ha sido de 730.000 hectáreas, con más de 4.500 kilómetros realizados a pie casi en su totalidad, para un resultado final, en Castilla y León, de 914 muestras recogidas (620 excrementos y 294 muestras de pelo).

 

El trabajo de campo en Castilla y León, coordinado por personal técnico de las cuatro provincias afectadas y de la Dirección General del Patrimonio Natural y Política Forestal, ha sido ejecutado, entre el 15 de agosto y el 15 de diciembre de 2020, por los agentes medioambientales y celadores de medio ambiente de la Junta, así como por los miembros de las patrullas oso de la Fundación del Patrimonio Natural de la Comunidad. Igualmente se ha contado con la colaboración para los trabajos de campo del personal de la Fundación Oso Pardo.

 

Todas las muestras recogidas en Castilla y León ya se han remitido a la Universidad Autónoma de Barcelona, que procederá a la individualización genética mediante técnicas genómicas basadas en SNPs. Del mismo modo, la información cartográfica asociada a los trabajos de campo ha sido remitida al Instituto de Recursos Cinegéticos IREC-CSIC para el tratamiento de datos y el análisis de la estima poblacional.