España desafía a un gigante

Virginia Torrecilla pelea un balón en el duelo de la selección española femenina ante Alemania del Mundial de Francia

La selección femenina se enfrenta en octavos del Mundial a los Estados Unidos, actual campeona, en busca de dar un paso de enorme magnitud.

La selección femenina española de fútbol intentará este lunes (18.00 horas/GOL) alargar aún más su sueño en el Mundial de Francia y dar otro paso más en la historia, uno que sería sin duda enorme porque para ello deberá dar la gran sorpresa y dejar fuera en los octavos de final a la todopoderosa Estados Unidos, actual campeona y gran favorita.

El equipo de Jorge Vilda ha cumplido con las dos premisas que se presentaban antes del torneo: ganar su primer partido en una Copa del Mundo y pasar por primera vez a la ronda de octavos. Ahora, el siguiente paso es un desafío de máxima exigencia y que probará la capacidad competitiva de este grupo de jugadoras que no renuncia a dar la campanada.

18 goles favor, récord en una Copa del Mundo y 13 de ellos en un sólo partido (Tailandia), y ninguno en contra, algo que nunca había logrado, ha sido la impecable y amenazante hoja de servicios que han presentado las de Jill Ellis en la primera fase, unos números que no asustan a una España que sabe que necesitará un partido perfecto y una concentración máxima para tener opciones de estar en los cuartos.

Estados Unidos, número uno del ranking, es, sin duda, el gran 'gigante' del fútbol femenino, con más de un millón de licencias y una liga muy potente, por las más de 60.000 que existen en el territorio español, pero a cambio, el fútbol español viene creciendo desde atrás gracias a una cantera que para Jorge Vilda es la mejor del mundo.

Así, el duelo presenta a un combinado ya consagrado y experto, con tres títulos mundiales y que siempre ha estado en semifinales, contra otro pujante y más joven, que afrontará con la menor 'presión' que conlleva no tener la etiqueta de favorita en el Auguste-Delaune y con confianza en que puede crearle problemas a su rival, con el aprendizaje por el amistoso que ambos vivieron hace ya casi cinco meses en Alicante.

En el Rico Pérez, la selección española cayó por la mínima (0-1) ante las estadounidenses, en un partido histórico por ser la primera vez que se veían las caras, pero también diferente al que se verá este lunes. La actual campeona no estaba a finales de enero en una plenitud física que ahora sí tiene y con la que combatirá el fútbol de toque y posesión que plantearán las españolas que no renunciarán a ser valientes como en todo este Mundial.

VILDA PUEDE VOLVER A MOVER SU ONCE

Pero las americanas no son sólo físico, técnicamente también son un equipo de un nivel alto, con jugadoras de grandes prestaciones en todas sus líneas, a la que nadie ha hecho gol en sus últimos siete partidos, y muy veloces por los costados y peligrosas al contragolpe, por lo que exigirán que el sistema defensivo de las de Jorge Vilda funcione a la perfección.

En este sentido, salvo el despiste del gol, el choque ante Alemania fue un buen examen y una experiencia más para frenar una ofensiva demoledora donde sobresalen Alex Morgan, la veterana Carli Lloyd, Lindsey Horan, Tobin Heath o Megan Rapinoe, y con más 'munición' que una selección española que sólo ha hecho tres goles, uno en jugada.Amenazar lo máximo posible a Naeher y aprovechar bien las oportunidades será clave para estar dentro del partido el máximo tiempo posible.

Hasta el momento, Jorge Vilda no ha repetido once en ninguno de sus tres choques de la fase de grupos y ha dado oportunidades a casi todas sus jugadoras. Para la 'batalla' física, podría reforzar algo más el medio con la entrada de Silvia Meseguer junto a Virginia Torrecilla y una Patri Guijarro que va a más.

Arriba, Jenni Hermoso es fija y Nahikari García, titular los dos últimos partidos, Mariona Caldentey, en los tres onces de la fase de grupos, Lucía García y Alexia Putellas, suplente ante China, buscan su sitio en el entramado ofensivo, mientras que atrás, la capitana Marta Torrejón aspira a recuperar su puesto en el once.